Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock)

 

Al rescate de Tanelorn (Michael Moorcock) - pág.24

Indice General | Volver

Página 24 de 32




-Mañana marcharemos contra Tanelorn.... el momento que habíamos esperado está muy cerca. Acampad ahora. Mañana Tanelorn será castigada y las piedras de sus casas serán polvo en el viento.

El millón de pordioseros cacareó de contento y se pasó la lengua por los labios delgados. Ni uno solo de ellos preguntó por qué habían viajado hasta tan lejos, y eso se debió al poder de Narjhan.



En Tanelorn, Brut y Zas, el Manco, discutían en tonos pacíficos y medidos acerca de la naturaleza de la muerte. Los dos estaban tristes, menos por ellos que por Tanelorn, que no tardaría en perecer. Afuera, un ejército digno de compasión intentaba formar un cordón alrededor de la ciudad, pero no lograba rellenar los huecos entre los hombres, porque había muy pocos. En las casas ardía la lumbre como si fuera por última vez, y la llama de las velas oscilaba con pesar.



Sorana, que sudaba como solía hacerlo en circunstancias parecidas, regresó al plano ocupado por los Señores Grises y descubrió que Rackhir, Lamsar y su guía se disponían a partir. Eequor le había dicho lo que debía hacer: debía ponerse en contacto con Narihan. Los Señores del Caos se encargarían del resto. La muchacha le lanzó un beso a su antiguo amante cuando lo vio salir al galope del campamento e internarse en la noche. Él le sonrió, de safíante, pero cuando volvió la cara y ella ya no lo veía, frunció el ceño; los tres jinetes cabalgaron en silencio hacía el Valle de las Corrientes, donde entraron en el mundo en el que se encontraban las montañas de Xerlerenes. En cuanto llegaron, se les presentó el peligro.

Su guía, un peregrino llamado Timeras, señaló hacia el cielo nocturno que se veía perfilado contra los peñascos escarpado,.

-En este mundo dominan los espíritus del aire -dijo-. ¡Mirad!

Vieron una bandada de búhos, de enormes ojos brillantes, que se lanzaba en picado ominosamente. Sólo cuando se hubieron acercado, los hombres se dieron cuenta de que se trataba de unos búhos enormes, casi del tamaño de una persona.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados