Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Viaje al centro de la Tierra (Julio Verne)

 

Viaje al centro de la Tierra (Julio Verne)

Indice General | Volver

Página 1 de 185


Viaje al Centro de la Tierra
Julio Verne

El domingo 24 de mayo de 1863, mi tío, el profesor Lidenbrock, regresó
precipitadamente a su casa, situada en el número 19 de la König-strasse, una de las calles
más antiguas del barrio viejo de Hamburgo.
Marta, su excelente criada, azaróse de un modo extraordinario, creyendo que se había
retrasado, pues apenas si empezaba a cocer la comida en el hornillo.
"Bueno" "pensé para mí" , si mi tío viene con hambre, se va a armar la de San Quintín;
porque difïculto que haya un hombre de menos paciencia.
-¡Tan temprano y ya está aquí el señor Lidenbrock! -exclamó la pobre Marta, llena de
estupefacción, entreabriendo la puerta del comedor.
-Sí, Maria; pero tú no tienes la culpa de que la comida no esté lista todavía, porque aún
no son las dos. Acaba de dar la media en San Miguel.
-¿Y por qué ha venido tan pronto el señor Lidenbrock?
-El nos lo explicará, probablemente.
-¡Ahí viene! Yo me escapo. Señor Axel, hágale entrar en razón.
Y la excelente Marta marchóse presurosa a su laboratorio culinario, quedándome yo
solo.
Pero, como mi carácter tímido no es el más a propósito para hacer entrar en razón al
más irascible de todos los catedráticos, disponíame a retirarme prudentemente a la
pequeña habitación del piso alto que me servía de dormitorio, cuando giró sobre sus
goznes la puerta de la calle, crujió la escalera de madera bajo el peso de sus pies
fenomenales, y el dueño de la casa atravesó el comedor, entrando presuroso en su
despacho, colocando, al pasar, el pesado bastón en un rincón, arrojando el mal cepillado
sombrero encima de la mesa, y diciéndome con tono imperioso:
-¡Ven, Axel!
No había tenido aún tiempo material de moverme, cuando me gritó el profesor con
acento descompuesto:
-Pero, ¿qué haces que no estás aquí ya?
Y me precipité en el despacho de mi irascible maestro. Otto Lidenbrock no es mala
persona, lo confieso ingenuamente; pero, como no cambie mucho, lo cual creo
improbable, morirá siendo el más original a impaciente de los hombres.
Era profesor del Johannaeum, donde explicaba la cátedra de mineralogía,
enfureciéndose, por regla general, una o dos veces en cada clase. Y no porque le
preocupase el deseo de tener discípulos aplicados, ni el grado de atención que éstos


< Anterior |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-185  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados