Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.44

Indice General | Volver

Página 44 de 159




CAPÍTULO X
PREPARATIVOS PARA UN ACCIDENTE


Una semana después, Bobby habíase reunido con Badger, en Londres. Frankie le dirigió varias comunicaciones enigmáticas, muchas de ellas con un carácter de letra ilegible, cuyo significado apenas pudo adivinar. Sin embargo, parecía indicar que Frankie tenía un plan general y que él, Bobby, debía abstenerse de hacer cosa alguna, hasta recibir ulteriores noticias de la joven. Eso le pareció muy bien, porque Bobby no habría tenido tiempo para hacer cosa alguna; ya el desdichado Badger había conseguido ponerse él mismo y poner también su negocio en todas las situaciones difíciles que habría podido inventar el ingenio más rico del mundo, y Bobby estaba ocupadísimo, desenredando la extraordinaria madeja en que su amigo se había metido.
Mientras tanto, no abandonaba su vigilancia. El efecto de ocho gramos de morfina había de convertir al joven en un ser extremadamente receloso, en todo lo que se refería a su comida y su bebida, y así se decidió llevar consigo a Londres un revólver de reglamento, que le producía grandes molestias por su peso y por su excesivo volumen.
Empezaba a tener la sensación de que todo lo ocurrido no había sido más que una pesadilla, cuando el «Bentley» de Frankie se detuvo ante la puerta del garaje. Bobby, cubierto por un mono manchado de grasa, salió a recibirla. Frankie estaba sentada al volante y a su lado se hallaba un joven de aspecto lúgubre.
-iHola, Bobby! -dijo Frankie-. Te presento a George Arbuthnot. Es médico y tal vez lo necesitemos.
Bobby dio un ligero respingo, mientras él y George Arbuthnot se daban ligera cuenta de su mutua presencia.
-¿Y estás segura de que necesitaremos un médico? -preguntó-. ¿No serás demasiado pesimista?
-No me refiero a eso -dijo Frankie-. Lo necesitaré para un proyecto que tengo. Mira, ¿hay por ahí algún lugar donde podamos sentarnos y hablar?
Bobby miró dudoso a su alrededor.
-Bueno, en todo caso podemos ir a mi dormitorio -dijo con gran seguridad.
-¡Magnífico! -contestó Frankie.
Se apeó, y en compañía de George Arbuthnot siguió a Bobby, que por una escalera exterior les condujo a un dormitorio microscópico.
-No sé -dijo el joven mirando a su alrededor- si habrá lugar donde sentarse.
No lo había, en efecto. La única silla contenía al parecer la ropa de Bobby.
-Nos sentaremos en la cama -dijo Frankie.
Y lo hizo así. George Arbuthnot imitó su ejemplo y la cama gimió, protestando.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados