Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.32

Indice General | Volver

Página 32 de 159


También la he visto guiar su coche, pero nunca la vi a tan corta distancia, ni tampoco la oí hablar. Me gusta, porque no es orgullosa, ni altanera.
-¡Oh, no! -dijo Bobby-, Nunca se me ocurriría acusar de eso a Frankie.
-Ya se lo dije a la hermana: es una muchacha natural a más no poder. Nada entonada. Como usted o como yo, añadí.
Aunque no estaba de acuerdo con aquella opinión, Bobby no dio ninguna respuesta. La enfermera, desalentada al observar su silencio, abandonó la habitación y Bobby quedó abandonado a sus propios pensamientos.
Tomó el té y luego repasó mentalmente las posibilidades de la asombrosa teoría de Frankie, pero terminó decidiéndose de mala gana contra ella. Y empezó a buscar otras distracciones.
Su mirada se fijó en las lilas. Frankie había sido muy amable llevándole aquellas flores; eran muy bonitas, pero él habría preferido unas novelas policíacas. Miró a la mesa que tenía al lado y vio una novela de Quida y un ejemplar de John Halifax, Gentleman. Y luego el último ejemplar de Marchbolt Weekley Times. Y tomó el John Halifax, Gentleman.
Pero, cinco minutos después, lo dejó. Para una mente que se había nutrido con La tercera mancha de sangre, El caso del archiduque asesinado y La extraña aventura del puñal florentino, el John Halifax de la señora Mulock Craik carecía de interés. Y, dando un suspiro, tomó el ejemplar de Weekley Times.
Un momento después oprimía el botón del timbre que tenía debajo de la almohada y lo hizo con tal vigor que la enfermera acudió corriendo.
-¿Qué pasa, señor Jones? ¿Se encuentra usted peor?
-Llame usted al castillo -exclamó Bobby- y diga a lady Frances que haga el favor de venir inmediatamente.
-¡Oh, señor Jones! ¿Quiere usted realmente mandar este mensaje?
-¿Que si quiero? -exclamó Bobby-. Si pudiera salir de esta maldita cama, pronto vería usted lo que quiero. De modo que hágame el favor de ocuparse en hacer esa llamada.
-Pero la señorita apenas habrá regresado.
-Ya veo que no conoce a los «Bentley».
-No habrá podido tomar el té.
-Oiga usted, querida niña -dijo Bobby-. No se quede aquí discutiendo conmigo. Llame como le he dicho. Y dígale que venga cuanto antes, porque he de decirle algo muy importante.
Pasmada y de mala gana, salió la enfermera. Se tomó algunas libertades al transmitir el mensaje de Bobby. En caso de que no fuese molesto para lady Frances, el señor Jones le rogaba que hiciese el favor de ir en seguida, porque deseaba decirle algo; pero, desde luego, a su creencia no era necesario que lady Frances se molestara en lo más mínimo.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados