Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.26

Indice General | Volver

Página 26 de 159


..
-Cuando hayas terminado de expresar tu complejo de inferioridad -le dijo Frankie fríamente-, tal vez me harás el favor de seguir jugando y de hacerlo un poco mejor que hasta ahora.
-Bueno, dispensa -contestó él, sonrojándose.
A partir de entonces, siguieron jugando y, en cuanto hubieron terminado la partida, los dos se dirigieron al pabellón del club. Una vez allí, Frankie extendió la mano y exclamó:
-Bueno, adiós, querido amigo. Me ha parecido muy agradable gozar de tu compañía durante mi estancia aquí. Y cuando no tenga nada mejor que hacer, procuraré verte.
-Oye, Frankie...
-Quizá condescenderás en asistir a alguna de mis fiestas. En los almacenes Woolworth encontrarás unos botones de perlas muy baratos...
-Frankie...
Pero sus palabras fueron ahogadas por el ruido del motor del «Bentley» que Frankie acababa de poner en marcha. Y se alejó agitando la mano.
-¡Maldito sea yo! -exclamó Bobby, enojado consigo mismo.
Pero se dijo que Frankie se había conducido de un modo imperdonable. Quizás él no consiguió expresar la situación con el debido tacto, pero con toda seguridad las cosas que dijo eran ciertas a más no poder. Sin embargo, tal vez no hubiera debido decirlas.
Los tres días siguientes le parecieron interminables. El vicario se quedó ronco y apenas hablaba en voz baja, cuando lo hacía. Observaba largos ratos de silencio y con toda seguridad, soportaba la presencia de su cuarto hijo con la debida paciencia cristiana. Una o dos veces citó a Shakespeare acerca de «más agudo que el diente de una serpiente, etcétera».
El sábado, Bobby comprendió que ya no podía soportar más la tensión reinante en su casa. Fue en busca de la señora Roberts que, en unión de su marido, cuidaba de la vicaría, para que le diese un paquete de emparedados, y en Marchbolt compró una botella de cerveza. Provisto de esas cosas, se fue a merendar solo. Durante los últimos días echó de menos la presencia de Frankie. La gente vieja estaba imposible y mostraba una incomprensión absoluta de todo.
Se extendió Bobby en el suelo, al lado de unas matas, y deliberó consigo mismo acerca sobre si comería primero, para dormir después o se entregaría antes al sueño, para comer al despertar, Y mientras estaba reflexionando acerca del asunto, éste quedó resuelto sin elección por su parte, porque se quedó dormido sin notarlo.
Despertó hacia las tres y media. Bobby sonrió al pensar que su padre juzgaría muy mal aquella manera de pasar el día.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados