Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El color surgido del espacio (Howard Phillips Lovecraft)

 

El color surgido del espacio (Howard Phillips Lovecraft) - pág.13

Indice General | Volver

Página 13 de 38


emponzoñadas. Desde luego, se trataba del meteorito; y recordando lo extraño que
les había parecido a los hombres de la Universidad, varios granjeros hablaron
del asunto con ellos.
Un día, hicieron una visita a Nahum; pero como se trataba de unos hombres que no
prestaban crédito con facilidad a las leyendas, sus conclusiones fueron muy
conservadoras. Las plantas eran raras, desde luego, pero toda la hierba fétida
es más o menos rara en su forma y en su color. Quizás algún elemento mineral del
meteorito había penetrado en la tierra, pero no tardaría en desaparecer. Y en
cuanto a las huellas en la nieve y a los caballos asustados... se trataba
únicamente de habladurías sin fundamento, que habían nacido a consecuencia de la
caída del meteorito. Pero unos hombres serios no podían tener en cuenta las
habladurías de los campesinos, ya que los supersticiosos labradores dicen y
creen cualquier cosa. Ese fue el veredicto de los profesores acerca de los
extraños días. Sólo uno de ellos, encargado de analizar dos redomas de polvo en
el curso de una investigación policíaca, año y medio más tarde, recordó que el
extraño color de la hierba fétida era muy parecida al de las insólitas bandas de
luz que reveló el fragmento del meteoro en el espectroscopio de la Universidad,
y al del glóbulo que encontraran en el interior de la piedra. En el análisis que
el mencionado profesor llevó a cabo, las muestras revelaron al principio las
mismas insólitas bandas, aunque más tarde perdieran la propiedad.
Los árboles florecieron prematuramente alrededor de la casa de Nahum, y por la
noche se mecían ominosamente al viento. El segundo hijo de Nahum, Thaddeus, un
muchacho de quince años, juraba que los árboles se mecían también cuando no
hacía viento; pero ni siquiera los más charlatanes prestaron crédito a esto.
Desde luego, en el ambiente había algo raro. Toda la familia Gardner desarrolló
la costumbre de quedarse escuchando, aunque no esperaban oír ningún sonido al


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados