Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.3

Indice General | Volver

Página 3 de 128


cristiana. La independencia que disfrutó bajo Juan Zapoly y sus sucesores hasta 1699,
tuvo fin con Leopoldo I, que la anexionó al Austria. Pero sea lo que sea su constitución
política, ha sido ocupada por diversas razas, que, aunque se codean, no llegan a fu-
sionarse; los valacos o rumanos, los húngaros, los tsyganes, los szeklers, de origen
moldavo, y los mismos sajones, a quienes las circunstancias de lugar y tiempo acabarán
por magyarizar en provecho de la unidad de Transilvania.
¿A qué carácter típico de los enunciados pertenecía el pastor Frik? ¿Era acaso un
descendiente degenerado de los antiguos dacios? Difícil sería resolver estas cuestiones al
ver su cabellera en desorden, su cara atezada, su barba enmarañada, sus espesas cejas,
recias como dos cepillos de crines rojizas; sus ojos garzos, entre azules y verdes, y cuyos
lagrimales húmedos estaban rodeados del círculo senil. Parecía hombre de unos sesenta y
cinco años. Es robusto, alto, seco y erguido bajo su capisayo amarillento, no tan peludo
como el pecho que cubre. Un pintor no desdeñaría trasladar al lienzo su silueta cuando,
cubierta la cabeza con un sombrero de esparto, verdadera tapadera de paja, se apoya
sobre el puntiaguado cayado y queda tan inmóvil como una roca.
En el momento en que penetraban los rayos del sol a través de las cortaduras del O.,
Frik se volvió; puso su mano, medio cerrada, a guisa de catalejo --como si hubiese hecho
de ella una bocina-, y estuvo mirando atentamente.
En la claridad del horizonte, y como a una milla larga, muy empequeñecido por la
distancia, se dibujaban los contornos de un antiguo castillo sobre una aislada cima de la
garganta de Vulcano, la parte superior de una meseta, llamada «meseta de Orgall». Bajo
los cambiantes de la luz poNicnte, se destacaba aquel edificio claramente con esa
precisión de las vistas de un estereoscopo. Sin embargo, preciso era, que se hallase el
pastor dotado de poderosa vista para distinguir algún detalle de aquella masa lejana.
Ved aquí que de repente, y moviendo la cabeza, exclama:
-«¡Viejo, viejo! ... ¡Cómo te pavoneas sobre tus cimientos! Tres años -más, y ya no
existirás, -porque tu haya no tiene ya más que tres ramas.»
Dicha haya, plantada al extremo de uno de los bastiones de la cerca del castillo,


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados