Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Mucho ruido y pocas nueces (William Shakespeare)

 

Mucho ruido y pocas nueces (William Shakespeare) - pág.31

Indice General | Volver

Página 31 de 57



VERGES.-Siempre habéis pasado por hombre misericordioso, compañero.
DOGBERRY.-A decir verdad, no quisiera voluntariamente ahorcar a un perro; mucho menos a un hombre que no tiene honradez alguna.
VERGES.-Si oyerais gritar a un niño en la noche, debéis llamar a la nodriza y ordenarla que le haga callar.
GUARDIA SEGUNDO.-¿Y si la nodriza está durmiendo y no quiere oírnos?
DOGBERRY.-Pues entonces marchaos en paz y dejad que el niño la despierte con sus chillidos, pues la oveja que no atiende al cordero cuando bala, no responderá al ternero cuando muja.
VERGES.-Es muy cierto.
DOGBERRY.-He aquí el fin de la consigna. Vos, alguacil, representáis al mismo príncipe en persona. Si tropezáis con él de noche, podéis detenerle.
VERGES.-No, por la Virgen; yo creo que no puede. DOGBERRY.-Apuesto cinco chelines contra uno, con cualquiera que conozca los estatutos, a que puede detenerle. Claro está, ¡pardiez!, que no ha de ser sin la anuencia del príncipe, porque, en verdad, la ronda no debe ofender a nadie, y es ofensa detener a un hombre contra su voluntad.
VERGES.-Por la Virgen, que ésa es mi opinión.
DOGBERRY.-¡Ja, ja, ja! Vaya, maeses, buenas noches. Si ocurre algo grave,

llamadme a mí. Guardad el secreto de vuestros camaradas y los vuestros
propios, y buenas noches. Vamos, vecino.
GUARDIA SEGUNDO.-Conque, maeses, ya habéis oído la consigna. Vamos a

sentarnos en el poyo de la iglesia hasta las dos, y después a la cama.
DOGBERRY.-Una palabra más, honrados vecinos. Os ruego que rondéis la
puerta del signior Leonato, pues celebrándose allí boda mañana, hay gran bullicio
esta noche. Adiós; estad «vigitantes», os suplico. (Salen DOGBERRY y

VERGES.)
Entran BORACHIO y CONRADO.
BORACHIO.-¡Qué hay! ¡Conrado!
GUARDIA PRIMERO.-(Aparte.) ¡Silencio! ¡No os mováis!
BORACHIO.-¡Conrado, digo!
CONRADO.-Aquí estoy, hombre, pegado a tu codo.
BORACHIO.-Por la misa, y que sentí comezón en él. Pensé que iba a salirme

un compañero sarnoso.

CONRADO.-Ya te contestaré de manera adecuada a eso; y ahora, prosigue con
tu relato.
BORACHIO.-Apártate aprisa bajo este cobertizo, que empieza a lloviznar, y,

como un verdadero borracho, te lo contaré todo. GUARDIA PRIMERO.-(Aparte.) Alguna traición, maeses. No os mováis aún. BORACHIO.-Has de saber, pues, que he obtenido mil ducados de don Juan. CONRADO.-¿Es posible que infamia alguna se venda tan cara?
BORACHIO.-Mejor harías en preguntar si es posible que infame alguno sea tan rico; pero cuando los infames ricos tienen necesidad de los infames pobres, los pobres pueden reclamar el precio que quieran.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-57  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados