Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Mucho ruido y pocas nueces (William Shakespeare)

 

Mucho ruido y pocas nueces (William Shakespeare) - pág.24

Indice General | Volver

Página 24 de 57


Pero ¿no se altera el apetito? El hombre gusta en su juventud de manjares que no puede soportar en su edad madura. Los chistes, las sentencias, todos esos proyectiles de papel que lanza el cerebro, ¿han de torcer en un hombre la inclinación de su gusto? No; el mundo debe poblarse. Cuando dije que deseaba morir soltero no pensé vivir hasta el día de mi matrimonio. Aquí llega Beatriz. ¡Por la luz bendita que es una hermosa dama! Percibo ciertos síntomas de amor en ella. Entra BEATRIZ.
BEATRIZ.-Contra mi voluntad me han enviado a llamaros a la mesa.
BENEDICTO.-Bella Beatriz, os agradezco la molestia.
BEATRIZ.-No me he tomado más molestia para merecer ese agradecimiento de la que os cuesta el agradecérmela. Si la misión me hubiera sido molesta, no habría venido.
BENEDICTO.-Entonces, ¿os complacéis en la embajada?
BEATRIZ.-Sí, tanto como vos en enarbolar la punta de un cuchillo y oprimir con él una corneja. Veo que no tenéis apetito, signior. Pasadlo bien. (Sale.)
BENEDICTO.-¡Ah! «Contra mi voluntad me han enviado a llamaros a la mesa.» Esto encierra doble sentido. «No me he tomado más molestia para merecer ese agradecimiento de la que os cuesta el agradecérmela»; que es como decir: toda molestia que me tome por vos es tan grata como vuestro agradecimiento. ¡Si no me compadezco de ella, soy un rufián; si no la amo, un judío! ¡Voy a procurarme su retrato! (Sale.)

Acto tercero Escena I
Jardín de Leonato.
Entran HERO, MARGARITA y ÚRSULA.

HERO.-Buena Margarita, ve al recibimiento; allí hallarás a mi prima Beatriz
conversando con el príncipe y con Claudio. Háblale al oído y dile que Úrsula y yo
paseamos por el jardín y que ella sola es el tema de nuestra charla. Añade que
nos has sorprendido y aconséjala que se oculte en la enramada tupida, donde las
madreselvas, maduradas por el sol, impiden que éste penetre, semejantes a los
favoritos encumbrados por los príncipes, que oponen su orgullo contra el poder
que los creara. Allí se esconderá para escuchar nuestra conversación. Éste es el
encargo que te confío. Cúmplelo bien y déjanos solas.

MARGARITA.-Enseguida vendrá, os lo aseguro.

HERO.-Ahora, Úrsula; cuando llegue Beatriz, discurriremos arriba y abajo por
esta calle de árboles y nuestra charla recaerá tan sólo en Benedicto. Cuantas
veces pronuncie yo su nombre, cuida por tu parte de elogiarle a un extremo que


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-57  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados