Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La República (Platón)

 

La República (Platón) - pág.243

Indice General | Volver

Página 243 de 377



-¡Hermosa depuración! -dijo.
-Sí -repliqué-, la opuesta a la que hacen los médicos en el cuerpo: pues éstos, quitando lo peor, dejan lo mejor y aquél hace todo lo contrario[L762].
-Y según parece -dijo- resulta para él una necesidad si es que ha de gobernar.

XVIII. -¡Pues sí que es envidiable -dije- la necesidad a que está sujeto, que le impone el vivir con la muchedumbre de los hombres ruines, siendo además odiado por ellos, o dejar de vivir!
-Tal es ella -dijo.
-¿Y no es cierto que, mientras más odioso se haga a los ciudadanos al obrar así, mayor y más segura será la guardia de hombres armados que necesite?
-¿Cómo no?
-¿Y quiénes serán esos leales? ¿De dónde los sacará?
-Volando -dijo- vendrán por sí mismos en multitud si les da sueldo.
-Me parece, ¡por vida del perro! -exclamé-, que te refieres a otros zánganos, pero extranjeros éstos y procedentes de todas partes[L763].
-Y es verdad lo que te parece -dijo.
-¿Y qué? ¿No querría acaso a los del país...?
-¿Cómo[L764]?
-Quitando los siervos a los ciudadanos y dándoles libertad, hacerlos de su guardia.
-Bien seguro -dijo-, puesto que éstos resultan los más fieles para él.
-¡Pues buena cosa -dije- es la que, según tú, le ocurre al tirano si ha de utilizar a tales personas como amigos y leales servidores después de haber hecho perecer a aquellos otros!
-Y, sin embargo -dijo-, de ellos se sirve.
-¿Y así estos tales compañeros le admiran -dije- y los nuevos ciudadanos [L765]forman su sociedad mientras que los que son como deben serle odian yle esquivan?
-¿Cómo no han de hacerlo?
-No sin razón -dije- se tiene a la tragedia en general como algo lleno de sabiduría y, dentro de ella, principalmente a Eurípides[L766].
-¿Por qué así?
-Porque él es quien dejó oír aquel dicho propio de una mente sagaz de que «son sabios los tiranos porque a otros sabios tratan[L767]». Y es claro que, en su entender, los sabios con quienes aquél convive no son otros que los ya mencionados.
-Y elogia a la tiranía -agregó él- como cosa que iguala a los dioses con otras muchas alabanzas[L768]; y esto no sólo él, sino los otros poetas.
-Ahora bien -seguí-, como también son sabios los poetas trágicos, seguro que nos perdonan, a nosotros y a los que siguen una política allegada de la nuestra, el que no les acojamos en nuestra república por ser cantores de la tiranía.
-Pienso -dijo- que nos han de perdonar, por lo menos los que entre ellos sean discretos.
-No obstante ellos van, creo yo, dando vueltas por las otras ciudades, congregando a las multitudes y alquilando voces hermosas, sonoras y persuasivas[L769]; y con ello arrastran los regímenes políticos hacia la tiranía o la democracia.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 201 202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-300   301-350   351-377  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados