Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Cinco Semanas en Globo (Julio Verne)

 

Cinco Semanas en Globo (Julio Verne) - pág.151

Indice General | Volver

Página 151 de 207


temibles si fuesen armados con una carabina Purdey Moore.
-No la necesitan -respondió Fergusson, cuyo semblante empezaba a nublarse.
Los quebrantahuesos volaban trazando inmensos círculos, que iban estrechándose
alrededor del Victoria. Cruzaban el cielo con una rapidez fantástica, precipitándose
algunas veces con la velocidad de un proyectil y rompiendo su línea de proyección
mediante un brusco y audaz giro.
El doctor, inquieto, resolvió elevarse en la atmósfera para escapar de aquel peligroso
vecindario y dilató el hidrógeno del globo, el cual subió al momento.
Pero los quebrantahuesos subieron con él, poco dispuestos a abandonarlo.
-Tienen trazas de querer armar camorra -dijo el cazador, amartillando su carabina.
En efecto, los pájaros se acercaban, y algunos de ellos parecían desafiar las armas de
Kennedy.
-¡Qué ganas tengo de hacer fuego! -dijo éste.
-¡No, Dick, no! ¡No los provoquemos! ¡Nos atacarían!
-¡Buena cuenta daría yo de ellos!
-Te equivocas, Dick.
-Tenemos una bala para cada uno.
-Y si se colocan encima del globo, ¿cómo les dispararás? Imagínate que te encuentras
en tierra frente a una manada de leones, o rodeado de tiburones en pleno océano. Pues
bien, para un aeronauta, la situación no es menos peligrosa.
-¿Hablas en serio, Samuel?
-Muy en serio, Dick.
-Entonces, esperemos.
-Aguarda... Estáte preparado por si nos atacan, pero no hagas fuego hasta que yo te lo
diga.
Los pájaros se agruparon a poca distancia, de suerte que se distinguían perfectamente
su cuello pelado, que estiraban para gritar, y su cresta cartilaginosa, salpicada de papilas
violáceas, que se erguía con furor. Su cuerpo tenía más de tres pies de longitud, y la parte
inferior de sus blancas alas resplandecía al sol. Hubiérase dicho que eran tiburones
alados, con los cuales presentaban un fantástico parecido.
-¡Nos siguen! -dijo el doctor, viéndolos elevarse con él-. ¡Y por más que subamos,
subirán tanto como nosotros!
-¿Qué hacer, pues? -preguntó Kennedy. El doctor no respondió-. Atiende, Samuel
-prosiguió el cazador-; haciendo fuego con todas nuestras armas, tenemos a nuestra
disposición diecisiete tiros contra catorce enemigos. ¿Crees que no podremos matarlos o
dispersarlos? Yo me encargo de unos cuantos.
-No pongo en duda tu destreza, Dick, y doy por muertos a los que pasen por delante de
tu carabina; pero, te lo repito, si atacan el hemisferio superior del globo, se pondrán a
cubierto de tus disparos y romperán el envoltorio que nos sostiene.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-207  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados