Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Cinco Semanas en Globo (Julio Verne)

 

Cinco Semanas en Globo (Julio Verne) - pág.93

Indice General | Volver

Página 93 de 207


Míralos, Samuel.
-La altura de esos banianos es verdaderamente maravillosa, amigo Dick; y sin embargo,
no tendría nada de excepcional en los bosques del Nuevo Mundo.
-¡Cómo! ¿Hay árboles aún más altos?
-Sin duda los hay entre los conocidos como mammouth trees. En California se encontró
un cedro de cuatrocientos pies de altura, es decir, más alto que la torre del Parlamento y
que la gran pirámide de Egipto. La base tenía ciento veinte pies de circunferencia, y por
las capas concéntricas de su madera pudo calcularse que tenía más de cuatro mil años.
-No era, pues, extraño que estuviese tan crecidito. En cuatro mil años da tiempo a dar
un buen estirón.
Pero, durante la anécdota del doctor y la respuesta de Joe, el bosque había dado paso a
un grupo de chozas dispuestas circularmente alrededor de un plaza. En su centro se
levantaba un único árbol que hizo exclamar a Joe:
-Pues si éste lleva cuatro mil años dando semejantes flores, no me parece algo digno de
elogio.
Y señalaba un sicomoro gigantesco, cuyo tronco desaparecía enteramente bajo un
montón de huesos humanos. Las flores a que se refería Joe eran cabezas recién cortadas,
clavadas en la corteza con puñales.
-¡El árbol de guerra de los canibales! -dijo el doctor-. Los indios arrancan el cuero
cabelludo, y los africanos toda la cabeza.
-Claro, eso depende de la moda de cada país -dijo Joe.
La aldea de las cabezas sangrientas desapareció en el horizonte, y se presentó entonces
otro espectáculo no menos repugnante: cadáveres medio devorados, esqueletos
carcomidos y miembros humanos desparramados, dejados para pasto de hienas y
chacales.
-Son, sin duda, cuerpos de criminales. Al igual que en Abisinia, los dejan a merced de
los animales carniceros, que los devoran después de haberlos despedazado.
-No es mucho más cruel que la horca -dijo el escocés-. Tan sólo más asqueroso.
-En las regiones del sur de África -repuso el doctorse encierra a los criminales en su
propia choza, con su ganado y algunas veces con toda su familia, y les prenden fuego.
-Eso es, sin duda, una crueldad, pero convengo con Kennedy en que la horca no es
menos bárbara.
Joe, con la excelente vista de que tan buen uso sabía hacer, distinguió en el horizonte
algunas bandadas de aves de rapiña.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-207  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados