Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Shop | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Cinco Semanas en Globo (Julio Verne)

 

Cinco Semanas en Globo (Julio Verne) - pág.84

Indice General | Volver

Página 84 de 207


fuentes del Nilo, ese secreto hasta ahora impenetrable. Tan cerca de las fuentes del gran
río me sería imposible conciliar el sueño.
Kennedy y Joe, a quienes no turbaban hasta tal extremo las preocupaciones científicas,
no tardaron en dormirse profundamente bajo la vigilancia del doctor Fergusson.
El miércoles 23 de abril, a las cuatro de la mañana, el Victoría zarpaba. El cielo estaba
ceniciento; la noche abandonaba difícilmente las aguas del lago, envueltas totalmente en
una densa niebla que un viento violento enseguida disipó. El Victoría se balanceó por
espacio de algunos minutos y por fin remontó directamente hacia el norte.
El doctor Fergusson palmoteó con alegría.
-¡Estamos en el buen camino! -exclamó-. ¡Si hoy no vemos el Nilo, no lo veremos
nunca! ¡Amigos! pasamos el ecuador, entramos en nuestro hemisferio!
-¡Oh! -exclamó Joe-. ¿Usted cree, señor, que el ecuador pasa por aquí?
-¡Justo por aquí, muchacho!
-Pues bien, con su permiso, me parece conveniente que sin pérdida de tiempo lo
rociemos con un buen trago.
-¡Estupendo, venga un trago de grog! -respondió el doctor Fergusson, riendo-. Tienes
una manera nada tonta de entender la cosmografía.
Y así se celebró el paso de la línea a bordo del Victoria.
Este avanzaba rápidamente. Se vislumbraba al oeste la costa baja y poco accidentada, y
al fondo las mesetas más elevadas del Uganda y el Usoga. La velocidad del viento era
excesiva: casi treinta millas por hora.
Las aguas del Nyanza, agitadas con fuerza, espumeaban como las olas del mar. El mar
de fondo que se percibía le indicó al doctor que el lago era muy profundo. Durante
aquella rápida travesía apenas vieron una o dos embarcaciones toscas.
-Este lago -dijo el doctor- es evidentemente, por su posición elevada, el depósito natural
de los ríos de la parte oriental de África, dándole el cielo en lluvia lo que le quita en
vapor a sus afluentes. Me parece indudable que el Nilo nace aquí.
-Lo veremos -replicó Kennedy.
Hacia las nueve avistaron la costa oeste, que parecía desierta y poblada de árboles. El
viento aumentó un poco hacia el este, y se pudo distinguir la otra orilla del lago. Ésta se
curvaba de manera que terminaba en un ángulo muy abierto, a 20 40´ de latitud
septentrional. Altas montañas erguían sus áridos picos en aquel extremo del Nyanza; pero


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-207  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2012 Acanomas Networks. Todos los derechos reservados