Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Cinco Semanas en Globo (Julio Verne)

 

Cinco Semanas en Globo (Julio Verne) - pág.60

Indice General | Volver

Página 60 de 207


menos de tres cuartos de hora estuvo ya de vuelta. No había visto nada de particular,
aparte de enormes trampas para cazar elefantes; incluso estuvo a punto de caer en una de
ellas, en la que yacía un esqueleto medio roído.
Trajo de su excursion una especie de nísperos que los monos comían ávidamente. El
doctor reconoció el fruto del mbenbú, árbol que abunda en la parte occidental de
Jihoue-la-Mkoa. Fergusson aguardaba a Joe con cierta impaciencia, porque en aquella
tierra inhospitalaria una detención, por breve que fuese, le inspiraba siempre zozobra.
El agua fue embarcada sin dificultad, pues la barquilla descendió casi al nivel del suelo;
Joe, tras desenganchar el ancla, subió con presteza junto a su señor. En cuanto éste
reavivó la llama, el Victoria reemprendió su ruta por los aires.
Se hallaba entonces a unas cien millas de Kazeh, importante establecimiento del
interior de África, donde, gracias a una corriente del sureste, podían prometerse los
viajeros llegar durante aquel día. Avanzaban a una velocidad de catorce millas por hora.
La conducción del aeróstato se hizo entonces bastante difícil; no era posible elevarse a
gran altura sin dilatar excesivamente el gas, porque el terreno se hallaba ya a una altura
media de tres mil pies. El doctor prefería, en la medida de lo posible, no forzar su
dilatación, por lo que siguió muy hábilmente las sinuosidades de una pendiente bastante
empinada, y pasó casi rozando las aldeas de Thembo y de Tura-Wels. Esta última forma
parte del Unyamwezy, magnífica comarca donde los árboles alcanzan las más colosales
dimensiones, especialmente los cactos, que son gigantescos.
Hacia las dos, con un tiempo magnífico, bajo un sol ardiente que devoraba la menor
corriente de aire, el Victoria planeaba sobre la ciudad de Kazeh, situada a trescientas
cincuenta millas de la costa.
-Partimos de Zanzíbar a las nueve de la mañana -dijo el doctor Fergusson, consultando
sus notas-, y en dos días de travesía hemos recorrido más de quinientas millas
geográficas. ¡Los capitanes Burton y Speke invirtieron cuatro meses y medio en hacer el
mismo camino!

XV

-Kazeb. - El mercado bullicioso. - Aparición del
Victoria. - Los waganga. - Los hijos de la Luna. -
Paseo del doctor. - Población. - El tembé real. - Las
mujeres del sultán.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-207  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2012 Acanomas Networks. Todos los derechos reservados