Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.45

Indice General | Volver

Página 45 de 128


para hacerlas rodar por la vertiente hasta los abetos.
La única planta que con profusión crecía en aquel terreno rocoso era un espeso cardo,
llamado «espino ruso», cuyos granos o semillas, segun dice Elisco Reclus, fueron
transportados allí por la caballería moscovita: «presente de alegre conquista que los rusos
hicieron a los transilvanos».
Trataron los dos compañeros de buscar un sitio a propósito para pasar la noche
resguardados del descenso de la temperatura, muy notable en aquella altura.
-¡Para estar mal, cualquer sitio es bueno! murmuró el doctor.
-¡Aún os quejáis! dijo el otro.
-¡Es claro! ¡Es un sitio muy hermoso éste para atrapar un buen catarro o un reuma
excelente, que no sabría yo cómo curarme!
Preciosa confesión en boca del antiguo enfermero del lazareto. ¡Ah! ¡Cuánto echaba de
menos su confortable casita de Werst, con su cuarto bien cerrado y su cama bien mullida
y blanda!
Preciso era elegir entre aquellos bloques diseminados por la meseta, uno cuya
orientación ofreciese el mejor abrigo contra la brisa sudoeste, que ya empezaba a dejarse
sentir: Tal fue lo que hizo Nic Deck y no tardó mucho en reunírsele el doctor tras un
ancho peñasco, plano por encima como una mesa.
Aquella roca era uno de esos bancos de piedra hundido bajo las escabiosas y saxígrafas,
plantas tan frecuentes en Valaquia, y donde también se encuentran los bancos antedichos
en los caminos. Estos bancos sirven al mismo tiempo para que el viajero descanse, y para
que pueda aplacar su sed con el agua que contiene una especie de jarra en ellos colocada,
y renovada cotidianamente por las gentes del campo. Cuando el castillo era habitado por
el barón Rodolfo Gortz, aquel banco tenía también su recipiente, que los servidores de la
familia cuidaban no dejar nunca vacío; pero a la sazón se hallaba tapizado de verdoso
musgo y tan carcomido por la acción del tiempo, que el menor choque le hubiera
reducido a polvo. A la extremidad del banco alzábase un pilar de granito, resto de antigua
cruz, cuyos brazos estaban indicados por una ranura medio borrada. En su cualidad de
espíritu fuerte, el doctor Patak de ningún modo podía admitir que aquella cruz le
protegiese contra apariciones fantásticas; mas, sin embargo, por una anomalía muy
frecuente entre los incrédulos, si bien el doctor negaba a Dios, no estaba lejos de creer en


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados