Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.41

Indice General | Volver

Página 41 de 128


conformar con pasar la noche en el interior de ese maldito castillo?
-¡Es claro! A menos que prefiráis quedaros solo fuera.
-¡Solo! No es eso lo convenido; y si hemos de separarnos, mejor quiero hacerlo aquí
mismo para volvenne al pueblo. ..
-Lo convenido, doctor, es que me seguiréis hasta el castillo.
-Por el día sí; pero no por la noche.
-Bien, sois libre para partir; pero tratad de no extraviaros por esos andurriales.
¡Extraviarse! Esto era lo que inquietaba al doctor. Abandonado a sí mismo, y no
teNicndo costumbre de andar por aquellos laberintos del Plesa, se sentía incapaz de
volver a Werst. Además, si llegaba a quedarse solo cuando llegase la noche, acaso
negrísima, no le sería muy agradable descender por las pendientes de la garganta de la
sierra, con riesgo de caer en un despeñadero.
En caso de no penetrar en el castillo después de la puesta del sol, era preferible seguir al
obstinado guardabosque hasta el pie de la muralla.
Quiso el doctor intentar un último esfuerzo para detener a su compañero.
-Ya comprenderás, mi querido Nic, que yo no puedo consentir en separarme de ti; y,
pues que persistes en ir al castillo, no dejaré que vayas solo.
-Eso está bien dicho, doctor, y creo que es lo mejor que podéis hacer.
-Una palabra, Nic. Si cuando lleguemos es de noche, prométeme que no tratarás de
entrar en el castillo.
-Lo que yo os prometo, doctor, es hacer hasta lo imposible para penetrar en él; no
retroceder un paso hasta descubrir lo que allí sucede.
-¡Lo que sucede allí! exclamó el doctor encogiéndose de hombros: ¿y qué quieres que
suceda?
-No lo sé; pero quiero saberlo, y lo sabré.
-Lo que falta saber es si podremos llegar a ese castillo del diablo, replicó el doctor, que
ya no tenía más argumentos que oponer. Lo que sí puede asegurarse, en vista de las
dificultades experimentadas hasta aquí, y del tiempo que hemos empleado en atravesar
los bosques del Plesa, es que se hará de noche antes que hayamos podido ver la muralla.
-No lo creo yo así, respondió Nic Deck. En las alturas de la pendiente, los abetos son
menos espesos que los laberintos que hemos pasado de olmos, erables y hayas.
-Pero, en cambió, el terreno será muy tortuoso.
-Nada importa, mientras sea practicable.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados