Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.40

Indice General | Volver

Página 40 de 128



En aquel punto reapareció entre rocas el torrente Nyad bien fuese porque se torciese su
curso hacia el Noroeste, bien porque Nic Deck hubiese tornado la oblicua del Nyad. Esto
hizo pensar al guardlbosque que el camino que había seguido era bueno, puesto que el
torrente tenía su nacimiento en las entrañas de la meseta de Orgall.
No pudo el joven rehusar al doctor una hora de parada en la orilla del río. Tanto más,
cuanto que los estómagos pedían alimento, tan imperiosamente como las piernas el
descanso. Las alforjas estaban bien repletas, y el rakiu llenaba las redomas que ambos
llevaban; por añadidura, un agua límpida y fresca, filtrada por los guijarros del cauce,
corría a algunos pasos de allí. ¿Qué más se podía desear? Por lo tanto, había que reparar
las fuerzas perdidas.
Desde la salida de Werst no había el doctor tenido ocasión de conversar con Nic Deck,
que iba siempre delante de él. Pero cuando se hallaron sentados sobre el ribazo del Nyad,
se indemnizó de sobra. Si el uno era poco locuaz, el otro era un hablador sempiterno. Así
que no hay que extrañar que las preguntas fueran tan prolijas y las respuestas tan breves.
-Hablemos un poco, Nic, hablemos formalmente, dijo el doctor.
-Os oscucho, respondió Nic.
-Creo que si hemos hecho alto en este sitio, será para tomar fuerzas.
-Nada más justo.
-Antes de volver a Werst...
-No; antes de ir al castillo.
-Mira, Nic, seis horas hace que estamos en marcha, y apenas si hemos andado la mitad
del camino.
-Lo que prueba que no tenemos tiempo que perder.
-Pero ya será de noche cuando lleguemos al castillo: y como no creo que seas tan loco
que te aventures en la oscuridad, tendremos que esperar que amanezca.
-Esperaremos.
-¿De manera que no quieres renunciar a tu descabellado proyecto?
-No.
-¡Cómo! Estamos ya extenuados, y lo que necesitamos es una buena mesa en una buena
sala, y una buena cama en un buen cuarto, y tú, en cambio, ¿piensas pasar la noche al aire
libre?
-Sí, en caso de que algún obstáculo no nos impida penetrar en el castillo.
-¿Y si no hubiese obstáculos?
-Pues iremos a pasar la noche a las habitaciones del torreón.
-¡A las habitaciones del torreón! exclamó el doctor. ¿Y crees tú que yo me voy a


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados