Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.33

Indice General | Volver

Página 33 de 128


Ahora bien; si son seres de carne y hueso que han vuelto al castillo y se han instalado
en él, hacéis conocimiento con ellos.
El razonamiento del maestro no carecía de lógica, y era difícil de refutar.
-Conforme, Hermod, replicó el doctor; pero pudiera verme retenido en el castilllo...
-Señal de que seríais bien recibido, añadió Jonás.
-Es claro; pero ¿y si mi ausencia se prolongase y alguno me necesitara en el pueblo?
-No; todos marchamos a las mil maravillas, repuso Koltz; no hay un enfermo en Werst
desde que vuestro último cliente tomó el pasaporte para el otro mundo.
-Vamos, con franqueza, ¿os decidís a ir? preguntó el posadero.
-Vaya...., no. ¡Oh, y no es por miedo! Ya sabéis que yo no creo en brujerías. La verdad,
eso me parece absurdo, y, lo repito, ridículo. ¿Que ha salido humo del torreón? ¿Y qué?
¿Y si no es semejante humo? Decididamente no voy al castillo de los Cárpatos; no.
-Yo iré.
El que pronunció estas dos palabras era Nic Deck, el guardabosque que hasta entonces
no había tomado parte de la conversación.
-¿Tú, Nic? exclamó el juez.
-Yo; pero a condición de que Patak me acompañe.
Al oír esto, el doctor dio un salto para salir de aquel atolladero.
-¿Acompañarte yo? replicó. ¡Vaya un paseo delicioso que nos íbamos a dar! Y, por fin,
si eso tuviera utilidad, podría uno aventurarse... Pero tú sabes muy bien, Nic, que no hay
camino para poder ir al castillo. No podríamos llegar...
-He dicho que voy al castillo, repuso Nic, y allí iré.
-¡Sí, pero yo no lo he dicho! gritó el doctor agitándose como si estuvieran apretándole
el cuello.
-¡Sí lo habéis dicho! replicó Jonás.
-¡Sí, sí! repitieron todos unánimes.
Él antiguo enfermero no sabía cómo escaparse de unos y de otros. ¡Ah, cuánto le
pesaba habérselas echado de fanfarrón! Nunca creyó que aquello se tomase tan en serio.
ni que le pusieran en tan duro trance. Y no tenía medio de excusarse, a menos que
afrontase el ser objeto de burla en toda el pueblo. Decidió, pues, hacer de tripas corazón,
como suele decirse.
-Bueno... puesto que así lo queréis, dijo, acompañaré a Nic Deck, por más que sea
inútil.
-¡Bien, doctor, bien! exclamaron todos los parroquianos del Rey Matías.
-¿Y cuándo nos vamos? preguntó Patak, afectando cierta indiferencia que encubría mal


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados