Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.31

Indice General | Volver

Página 31 de 128


¡Ir al castillo de los
Cárpatos estando habitado! ¿Quién se atrevería a ello, a menos de haber perdido el
juicio? Así que cada uno iba dando las mejores razones para excusarse. El biró no estaba
ya en edad de arriesgarse en tamañas aventuras; el maestro tenía su obligación en la
escuela; Jonás no podía dejar la posada; Frik no podía abandonar sus rebaños, y los otros
aldeanos estaban ocupados en sus faenas agrícolas. No. ¡Nadie consentiría en sacrificarse,
diciendo todos para su coleto: «El que tenga la audacia de ir al castillo, podrá ser que no
vuelva»!
En aquel instante, y con gran espanto de todos, se abrió bruscamente la puerta de la
posada. Era el señor Patak, y difícil hubiera sido, en verdad, tomarle por uno de aquellos
espíritus fantásticos de los que el Sr. Hermod había hablado.
Habiendo muerto su oliente, lo cual hacía honor a su perspicacia médica, ya que no a su
talento, el doctor se había apresurado a acudir a la reunión de la posada.
-¡Aquí está, por fin! exclamó el señor Koltz -al verle.
El Sr. Patak distribuyó apretones de manos a todo el mundo, como si hubiese
distribuido drogas, y con tono un sí es o no es irónico, exclamó:
-¡Hola, -amigos! ¿Estáis hablando del castillo, de ese castillo del diablo? ¡Ah,
holgazanes! Si el castillo quiere fumar, dejadle que fume. ¿Acaso nuestro sabio Hermod
no está fumando todo el día? El país está consternado. En mis visitas no he oído hablar de
otra cosa. Los que han vuelto han encendido fuego allá abajo. Estarán constipados... Hará
mucho frío en el mes de mayo en las cámaras del torreón. Como no sea que estén
cociendo pan para el otro mundo, lo cual puede ser verdad, para el caso en que se
resucite. Todo eso significa que los panaderos del cielo han venido a hacer una hornada.
Y de esta suerte estuvo diciéndoles cuchufletas, indudablemente muy poco del gusto de
las gentes de Werst, y que el doctor Patak decía con increíble jactancia. Nada le
contestaron. Solamente el biró le preguntó:
-¿De manera doctor, que no concedéis importancia alguna a lo que pasa en el castillo?
-Ninguna, señor Koltz.
-¿No habíais dicho que estábais dispuesto a ir allí, si se os desafiaba?
-¡Yo! respondió el antiguo enfermero, no sin disgusto de que se le recordasen sus


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados