Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.28

Indice General | Volver

Página 28 de 128


doctor Patak, cuyos auxilios médicos habían sido solicitados a toda prisa por uno de sus
antiguos clientes, que sólo al doctor esperaba para pasar al otro mundo. El doctor había
prometido asistir a la reunión cuando ya no fueran necesarios sus cuidados al difumo.
En tanto que llegaba el ex-enfermero, se hablaba del grave suceso del día; mas no se
hablaba sin comer y beber. Jonás ofrecía a unos de sus parroquianos la crema de maíz
conocida con el nombre mamaliga, no del todo desagradable si está bien empapada en
leche fresca. A otros les ofrecía copitas de licores fuertes, que corren como agua pura por
los gaznates rumanos, alcohol de schnaps, cuyo vaso cuesta medio sueldo, y más
particularmente el rakiu, aguardiente fortísimo de ciruelas, cuyo consumo es considera-
ble en la región de los Cárpatos.
Conviene advertir que en 1a posada había la costumbre de que Jonás no servía mas que
al plato, es decir, a las personas en la mesa, porque había observado que los parroquianos
sentados consumen más que los que lo hacen en pie.
Aquella noche el negocio prometía ser bueno, puesto que los concurrentes se
disputaban todos los asientos. Jonás iba de mesa en mesa con la botella en la mano,
llenando los vasos, vaciados al momento. Eran las ocho y media: desde el anochecer
estaban perorando; sin llegar a entenderse sobre lo que convenía hacer, dadas las
circunstancias. Solamente en un punto estaban acordes, y era en que, de estar habitado
por desconocidos el castillo de los Cárpatos, vendría esto a ser tan peligroso para Werst,
como un polvorín a la entrada de la ciudad.
-Es muy grave, dijo el señor Koltz.
-Muy grave, repitió el -maestro entre dos fumadas de su inseparable pipa.
-¡Muy grave! dijeron los demás.
-Lo que no es dudoso, añadió Jonás, es que la mala reputación del castillo causaba ya
gran pesadumbte en el país...
-¡Y ahora será otra cosa! exclamó el maestro.
-Aquí casi nunca vienen extranjeros, añadió el juez con un suspiro.
-Y ahora vendrán menos, dijo Jonás uNicndo su suspiro al del biró.
-Muchos habitantes piensan marcharse, dijo uno de los bebedores.
-Yo el primero, dijo un aldeano de las cercanías. Así que venda las viñas me voy...
-¡Pues no sé cómo encontraréis comprador, abuelo! repuso el posadero.
Se ve, pues, cuál era el tema de la conversación de aquemos dignos notables.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados