Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.17

Indice General | Volver

Página 17 de 128


anteojo del buhonero... No era vapor de la atmósfera; era humo que iba a perderse en las
nubes ... ¡Y a pesar de estar abandonado el castillo! ... ¡Después de tanto tiempo que
nadie había franqueado su cerrada poterna, ni levantado el puente levadizo! ... Si el
castillo estaba habitado, sólo podía estarlo por seres sobrenaturales ... Pero ¿con qué
objeto podían los espíritus encender fuego en uno de los departamentos del torreón?
¿Provenía el humo de alguna chimenea, de una habitación o de la cocina? He aquí un
punto verdaderamente inexplicable.
Frik azuzaba sus bestias hacia el establo, y a su voz los perros avivaban el ganado
camino arriba, y el polvo volvía a caer con la humedad del crepúsculo.
Algunos aldeanos que se habían retardado en sus faenas, le saludaron al pasar. Frik
apenas les respondió. Esto era motivo de gran inquietud para los primeros, porque para
evitar los maleficios no basta saludar al pastor, es preciso que éste responda al saludo.
Pero Frik no se fijaba en esto, y caminaba con los ojos extraviados, actitud extraña y
ademanes descompuestos. Aunque los lobos le quitaran la mitad de sus carneros, no
hubiera recibido impresión más honda. ¿De qué mala nueva era nuncio el pastor?
El primero que lo supo fue el juez Koltz.
Así que le vio, gritóle Frik:
-¡En el castillo hay fuego, amo!
-¿Qué dices, Frik?
-Digo la verdad.
-¿Te has vuelto loco?
En efecto: ¿cómo era posible un incendio en aquel viejo montón de piedras? Esto era
tan absurdo como admitir que el Negoi, la más alta cima de los Cárpatos, fuera devorado
por las llamas.
-¿Tú pretendes, Frik, que el castillo arde? dijo él amo Koltz.
-Pues si no se quema, por lo menos echa humo.
-Algún vapor...
-No, es humo; venid a verlo.
Y ambos se dirigieron hacia el centro de la calle Mayor de la aldea, al borde de un
terraplén que dominaba los barrancos, y desde el cual se podía ver el castillo.
Una vez allí, Frik dio el anteojo a su amo. Evidentemente el señor Koltz no era más
práctico que el pastor en el manejo de tal instrumento.
-¿Qué es esto? le preguntó.
-Una maquinaria para ver, que he comprado en dos florines, y que vale el doble.
-A quién?
-A un buhonero


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados