Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne)

 

El Castillo de los Cárpatos (Julio Verne) - pág.11

Indice General | Volver

Página 11 de 128


suelo, o bien construcciones debidas a la mano del hombre y sobre las cuales ha pasado el
soplo devastador del tiempo, poco más o menos su aspecto es semejante. Confúndese
fácilmente el mineral en bruto y el mineral trabajado. Desde lejos vese todo envuelto en
igual color, con idénticas líneas y ángulos en perspectiva, con la misma uniformidad de
tinte, bajo la pátina gris de los siglos.
Tal acontecía con la edificación antedicha, castillo otro tiempo de los Cárpatos.
Reconocerle en su indecisa estructura en la meseta de Orgall, que corona a la izquierda la
garganta de Vulcano, hubiera sido imposible. Ya no muestra su erguida silueta en las
montañas. Lo que pudiera tomarse por un torreón, no es acaso otra cosa que un informe
montón de piedras. Allí donde la vista crea percibir los almenados muros, quizá no habrá
sino rocosa cresta. Es un conjunto vago, flotante, incierto. Tanto es así, que si diéramos
crédito a lo que dicen algunos turistas, el castillo de los Cárpatos sólo existe en la fantasía
de las gentes del país.
Después de todo, el medio más sencillo para salir de dudas sería hacerse conducir por
un guía del Vulcano o de Werst, y subir por el desfiladero, dar cima a la montaña, visitar
aquellas construcciones. Pero hay el inconveNicnte de que se encuentra más fácilmente el
camino del castillo que el guía. En el valle del Sil nadie consentiría en acompañar a un
viajero al castillo de los Cárpatos, así fuese a peso de oro.
Si hubiéseis mirado con un anteojo más potente que el instrumento de pacotilla que
compró el pastor Frik para el señor de Koltz, he aquí lo que hubiérais visto del viejo
edificio.
Detrás de la garganta de Vulcano, y, como a unos ochocientos o novecientos pies, un
muro de color de asperón, casi oculto por la hojarasca de plantas trepadoras y cuyo
cercado se extiende ert un perímetro de cuatrocientas o quiNicntas toesa, y siguiendo las
ondulaciones de la meseta; a cada ángulo dos bastiones, de los cuales, el de la derecha,
sobre el que se alza la famosa haya, está coronado por una pequeña atalaya o garita de
puntiag!ida techumbre; a la izquierda, algunos lienzos de murallas cual los de una
fortaleza, soportando un campanario de capilla, cuya campana rajada se bambolea en las


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-128  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados