Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Las Mil y Una Noches (Anónimo)

 

Las Mil y Una Noches (Anónimo) - pág.410

Indice General | Volver

Página 410 de 443


¡Y me dijo que era maghrebín y que estábamos en Maghreb, su país!» Entonces Aladino, sin hacerle el menor reproche, le preguntó: «¿Y qué desea hacer contigo ese maldito?» Ella dijo: «Viene una vez al día, nada más a hacerme una visita, y trata por todos los medios de seducirme. ¡Y como está lleno de perfidia, para vencer mi resistencia no ha cesado de afirmarme, que el sultán te había hecho cortar la cabeza por impostor, y que, al fin y al cabo, no eras más que el hijo de una pobre gente, de un miserable sastre llamado Mustafá, y que sólo a él debías la fortuna y los honores de que disfrutabas! Pero hasta ahora no ha recibido de mí, por toda respuesta, más que el silencio del desprecio y que le vuelva la espalda. ¡Y se ha visto obligado a retirarse siempre con las orejas caídas y la nariz alargada! ¡Y a cada vez temía yo que recurriese a la violencia! Pero hete aquí ya. ¡Loado sea Alah!» Y Aladino le dijo: «Dime ahora ¡oh Badrú´l-Budur! en qué sitio del palacio está escondida, si lo sabes, la lámpara qué consiguió arrebatarme ese maldito maghrebín.» Ella dijo: «Nunca la deja en el palacio, sino que la lleva en el pecho continuamente. ¡Cuántas veces se la he visto sacar en mi presencia para enseñármela como un trofeo!» ¡Entonces Aladino le dijo: «¡Está bien! pero ¡por tu vida, que no ha de seguir enseñándotela mucho tiempo! ¡Para eso únicamente te pido que me dejes un instante solo en esta habitación!» Y Badrú’l-Budur salió de la sala y fue a reunirse con sus servidoras.
Entonces Aladino frotó el anillo mágico qué llevaba al dedo, y dijo al efrit que se presentó: «¡Oh efrit del anillo! ¿conoces las diversas especies de polvos soporíferos?» El efrit contestó: «Es lo que mejor conozco!» Aladino dijo: «¡En ese caso te ordeno que me traigas una onza de bang cretense, una sola toma del cual sea capaz de derribar a un elefante!» Y desapareció el efrit, pero para volver al cabo de tin momento, llevando en los dedos una cajita, que entrego a Aladino, diciéndole: «¡Aquí tienes ¡oh amo del anillo! bang cretense de la calidad más fina!» Y se fue Y Aladino llamó a su esposa Badrú’l-Budur, y le dijo: «¡Oh mi señora Badrú’l-Budur! si quieres que triunfemos de ese maldito maghrebín, no tienes más que seguir el consejo que voy, a darte. ¡Y te advierto que el tiempo apremia, pues me has dicho que el maghrebín estaba a punto de llegar para intentar seducirte! ¡He aquí, pues, lo que tendrás que hacer!» Y le dijo: «¡Harás estas cosas, y le dirás estas otras cosas!» Y le dio amplias instrucciones respecto a la conducta que debía seguir con el mago. Y añadió: «En cuanto a mí, voy a ocultarme en esta arca. ¡Y saldré en el momento oportuno!» Y le entregó la cajita de bang, diciendo: «¡No te olvides de lo que acabo de indicarte!» Y la dejó para ir a encerrarse en el arca.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 401 402 403 404 405 406 407 408 409 410 411 412 413 414 415 416 417 418 419 420 421 422 423 424 425 426 427 428 429 430 431 432 433 434 435 436 437 438 439 440 441 442 443 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-300   301-350   351-400   401-443  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados