Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Robin Hood (Anónimo)

 

Robin Hood (Anónimo) - pág.46

Indice General | Volver

Página 46 de 48


así que los dejaron pasar Pensaron, sobre todo, en lo feliz que se pondría Mariana.
Y así fue. Mariana y el resto de las mujeres de Sherwood rodearon a los buhoneros que
mostraban aquellas maravillosas telas y las extendían sobre otros valiosos objetos.

De repente, uno de los mercaderes tomó en sus manos una cimitarra artísticamente labrada.
Todos admiraban la extraña arma oriental cuando, en un santiamén, el desconocido la desenfundó
y la clavó varias veces en el cuerpo de Mariana. Ésta cayó al suelo mortalmente herida.
El pánico cundió entre todos los presentes. Los que pudieron entrar en acción persiguieron al
buhonero que echó a correr por la espesuna. Robin acudió en primer lugar a auxiliar a su esposa
y, al ver el estado en el que se encontnaba, decidió ir tras el asesino. Lo alcanzó con una de sus
flechas cuando estaba acurrucado bajo un árbol. La flecha atravesó el hombro del buhonero y lo
dejó clavado al tronco. Allí lo capturaron. Robin miró su cara y lo reconoció de inmediato: era John
de Bellamy el hermano de Ralph.
Todo Sherwood veló esa noche el cadáver de Mariana. Robin, arrodillado ante su esposa, no
paraba de llorar No había consuelo para él.
AI día siguiente, Mariana recibió cristiana sepultura. El padre Tuck fue el encargado de realizar
el oficio religioso, como lo había hecho también en la ceremonia de su boda. El dolor y la
consternación de los proscritos de Sherwood era inmensa.
Tras el triste acontecimiento, algunos de los hombres de Robin trasladaron a los dos prisioneros
hasta el pie de la muralla del castillo de Ralph de Bellamy donde, desde la muerte de éste, vivía
John. Allí, los dos falsos buhoneros fueron ahorcados.
Desde aquel funesto día, Robin no volvió a ser el mismo. La melancolía que inundaba su alma
se apoderó también de su cuerpo. Estaba tan débil, que su fiel Johnny le propuso acompañarle
hasta algún lugar donde pudiera descansar.

Robin aceptó pedir cobijo a su tía Margaret, abadesa de un monasterio.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados