Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Robin Hood (Anónimo)

 

Robin Hood (Anónimo) - pág.36

Indice General | Volver

Página 36 de 48


castillo de Hugo de Reinault. Preocupado, convocó con urgencia a todos sus hombres.
Robin expuso los hechos, así como su decisión de asaltar el castillo del señor de Reinault. Era
la única forma de liberar a Much y, a la vez, intentar frenar el ataque que se preparaba contra
ellos.
-Robin, nunca he dicho a nadie que conozco muy bien ese castillo -dijo uno de sus hombres-.
Trabajé en él como albañil y cerrajero durante su construcción. Su anterior propietario mandó
realizar un pasadizo secreto desde los sótanos hasta una casa situada a unas leguas. Esa casa
es hoy un molino. Sus dueños ignoran todo esto. Debemos hallar una fórmula para alejar de allí al
molinero y su familia. Yo os conduciré hasta las celdas.
Se preparó minuciosamente la arriesgada operación. Tres de ellos, haciéndose pasar por
mercaderes, Ilegaron al molino y pidieron que les dejaran descansar antes de proseguir su largo
viaje. Fue tal la hospitalidad brindada por aquellas gentes, que los falsos mercaderes les invitaron
a distraerse un poco en una taberna próxima.
Robin, el cerrajero y cuatro hombres más se internaron en el pasadizo. Cubrieron la larga
distancia que separaba el molino del castillo, hasta llegar ante una puerta que el hábil cerrajero
forzó con una ganzúa. La herrumbrosa cerradura saltó y se encontraron junto a la antesala de las
mazmorras. Allí dormía el carcelero ajeno a todo. Rápidamente lo ataron y amordazaron. Le
arrebataron el manojo de llaves de las celdas y, con gran sigilo, las fueron recorriendo hasta
localizar al desdichado Much.
El prisionero estaba tan débil que no podía andar por sí mismo. Robin lo sujetó con sus brazos y
Much, antes de perder el sentido, pudo decir a su jefe con un hilo de voz:
-Ocúpate de mi compañero de celda. Te sorprenderás.
El anciano al que liberaron tampoco podía dar un paso por sí solo. Cargaron con él y recorrieron
de vuelta el largo pasadizo.
Much recuperó la consciencia y explicó a su jefe quién era el anciano caballero.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados