Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Robin Hood (Anónimo)

 

Robin Hood (Anónimo) - pág.20

Indice General | Volver

Página 20 de 48


reino: Robin Hood -así apodado por la característica capucha que siempre lucía en su cabeza-. El
hijo de Edward Fitzwalter


CAPÍTULO SIETE

LA ORGANIZACIÓN EN SHERWOOD

Poco a poco, el asentamiento en el bosque de Sherwood fue adecuándose a las necesidades de
los que allí se encontraban. Primero construyeron chozas que les servían de cobijo y, cuando los
días se hicieron más fríos, bien entrado el otoño, se vieron obligados a dotarlas de chimeneas
para proporcionarse calor
Aun así, las ropas de Robin y sus hombres fueron convirtiéndose en auténticos harapos, y
carecían de mantas con las que abrigarse durante la noche.
Robin decidió que había que solucionar este grave problema. Para ello era necesario ir a la
ciudad y conseguir lo que necesitaban. Ninguno de los hombres de Robin estaba dispuesto a
correr ese riesgo. Preferían seguir soportando el frío y las calamidades que padecían.
-Yo iré a Nottingham -dijo Robin-. Me disfrazaré de mendigo y traeré lo que necesitamos.
A pesar de que todos intentaron disuadirle, Robin estaba decidido y se puso en camino.
Llegó a Nottingham muy cansado. Sólo contaba con un puñado de monedas de escaso valor
que había ido consiguiendo como limosna por el camino.
Entró en la tienda de un mercader y allí eligió ropa y calzado para todos. No sabía cómo
arreglárselas para pagan Siguió mirando y mirando para darse tiempo hasta que se le ocurriera
algo. De pronto descubrió una alfombra que le resultó familiar. Era una gran alfombra del castillo
de su padre.
Un montón de recuerdos de su infancia se agolparon en su mente: su madre, su padre. . . Él y
Mariana jugando sobre aqueIla preciosa alfombra... No pudo evitar que se le hiciera un nudo en la
garganta y que sus ojos se llenaran de lágrimas.
-A ver, joven, son cuarenta libras -dijo el mercader con brusquedad.
Esas palabras sacaron a Robin de su ensimismamiento.
-Le doy estas monedas. Son todo cuanto tengo. Dentro de unos días le pagaré el resto


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados