Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > San Camilo 1936 (Camilo Jose Cela)

 

San Camilo 1936 (Camilo Jose Cela) - pág.40

Indice General | Volver

Página 40 de 198


Gregorio Montes es aficionado a los galgos, cuando tiene un duro se va a los galgos a probar la suerte, don Olegario Murciego, el hermano pobre de don Cesáreo, se da mucha maña para colarse en los galgos, don Olegario tiene un aspecto muy respetable lo que siempre ayuda, apueste usted a Red Arab, es mucho galgo, la carrera se la lleva de calle, y si no quiere apostar présteme una peseta y apuesto yo, la ganancia a medias, usted no arriesga nada, bueno, Gregorio Montes y don Olegario son buenos amigos y suelen ganar dos o tres pesetas cada noche, menos da una piedra. Conchita Garrido está novia de Gumersindo López Lahoz, un mozo que fue seminarista y colgó los hábitos para meterse cartero, el día de mañana cuando Conchita saque su título de farmacéutica y ambos sean marido y mujer, Gumersindo piensa abrir una botica en su pueblo, él es de buen conformar y se arregla con poco. El señor Simón Tendero tiene dos preocupaciones, las parejas, que en cuanto el sol se pone empiezan a extralimitarse, y su hija Emilita, que va camino de quedarse soltera, su hijo Raúl ya no le preocupa, su hijo Raúl es veterinario y tiene buena clientela muy distinguida y de posibles, ¡esta pobre hija es la que me quita el sueño!, ¡mire usted que ha sido desgracia que al Alfonsito, su novio, lo matara aquel camión de los cojones!, ¡ahora que ya había reconocido a los nenes y quería casarse!, Gregorio Montes es algo amigo de Raúl, más bien conocido, Raúl no se firma Raúl Tendero sino Raúl T Ortiz de Ojuel, Ortiz es el apellido de su difunta madre y Ojuel es una aldehuela del ayuntamiento de Cabrejas del Campo, en la provincia de Soria, de donde procede su familia materna, las clientas de confianza le dicen el doctor Ojuel, y Raúl cuando las escucha se pone que no le cabe una paja por el culo, Gregorio Montes, una tarde que Rioja tuvo que pasear por Madrid a un pariente venido de la provincia, se fue contigo y con las tísicas, a las que no conocía más que de oídas, a visitar la casa de fieras, ante la jaula de los monos la Lupita estaba muerta de risa, ¡qué horror!, ¡qué forma de cascársela!, ahora veo por qué se dice eso de más rijoso que un mico, Gregorio estaba como azarado pero cuando se hizo la noche y las tísicas se sacaron las tetas por el escote incluso antes de que nadie se lo pidiera, ya empezó a confiarse un poco más, ¡hay que joder­se y qué putas salieron las hermanitas!, te comentó al día siguiente, ¡vaya con las dos Margaritas Gautier que te sacaste de la manga, her­moso! En la abadía de Lebanza se reposa, se ama y se conspira, pero todo a la chita callando y sin dar tres cuartos al pregonero, Guillermo Zabalegui acabó tirándose a su tía Mimí, la hermana menor de su madre, que padece de los nervios y quiere curarse el nerviosismo engañando al marido con el primero que se presenta, el chófer, un cuñado, el chico de la pescadería, el repartidor de telegramas, un picador de toros, su queri­do sobrino Willy, el que sea, que todos son buenos y todos sirven para lo mismo, el picador de toros era una mala bestia desatada que quería matar a Guillermo y a su tía Mimí a navajazos, en la abadía de Lebanza no se recuerda un escándalo semejante, fue vergonzoso para todos que tuviera que intervenir la guardia civil, don Teófilo Sacristán, diputado agrario, fue a la abadía de Lebanza a entrevistarse con el comandante Martínez Paudel, uno de los hombres de confianza del general Mola, don Teófilo viaja siempre de secretaria, una chica muy mona y modosita que probablemente no sirve para nada más que para tomar cartas en taquigrafía y ponerlas después a máquina con mucho cuidado y con el margen de la izquierda siempre en el mismo sitio, don Teófilo se acuesta con ella pero con la luz apagada y sin quitarle el camisón, detrás del tenis un gañán desenguila a filo de navaja a una amorosa y atónita pareja de perros, todos se ríen mucho, la cosa es como para troncharse de risa bien mirado, a los perros errabundos, es igual que sean ciudadanos que campesinos, a veces los separa algún gracioso con una navaja o con una lezna de zapatero, ¡es morirse de risa!, el perro ventea a la perra en celo, se le acerca, la olisquea un poco, la medio enamora y ¡hala! al asunto, el tío de la navaja acaricia el arma en el bolsillo y nota como una calentu­ra, el tío de la navaja también está cachondo, tan cachondo como el perro que ni sospecha la que se está jugando o más aún, hay dos técnicas diferentes, las dos buenas, para separar con una navaja a los perros enguilados, ir al grano derecho o esperar a que acaben, la primera tiene más emoción pero puede marrarse el golpe, la segunda es más segura, Dios cuando hizo el mundo no pudo calcular que las navajas llegaran a abrirse para cortar en seco el amor de los animales, el tío de la navaja se llega como disimulando y si tiene habilidad y no le falla el pulso ¡zas!, desenguila al perro de la perra de un solo tajo, es mearse por la pierna de risa ver la cara que pone el animal, que sale aullando y tiñendo de sangre las matas de cantueso del monte, Guillermo Zabalegui no se rió, los demás sí, los demás se rieron mucho y con una risa muy sana y deportiva.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-198  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados