Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > San Camilo 1936 (Camilo Jose Cela)

 

San Camilo 1936 (Camilo Jose Cela) - pág.25

Indice General | Volver

Página 25 de 198


A don Roque le gusta cambiar y poco a poco va probando todas las gordas que le echa Maruja la Valvanera, ¿qué fue de aquella manchega de Villarrobledo que tenía cosquillas?, ¿la Rómula dice usted?, sí ésa, ya no está, se marchó hace ya tres o cuatro meses, sus padres se sintieron viejos y la mandaron llamar, don Roque pone el gesto añorante, ¡qué ale­gre era la jodía!, ¡qué repajolera gracia tenía en la cama!, ¿te acuerdas Maruja de aquel día que te hundimos el somier?, ¡ja, ja!, tú al principio te cabreaste como un gato, ¡hombre don Roque es que aún no le conocía a usted!, ya me hago cargo... ¡tenía gracia la Rómula!, ¿tú quieres creerme que se reía hasta jodiendo?, sí, eso me dijeron otros señores, a algunos les parecía mal, bueno eso no debe extrañarte hay gente que está siempre de mal humor, la Rómula no está en el pueblo cuidando a sus padres como dice Maruja la Valvanera sino en el hospital de San Juan de Dios rascándose unas purgaciones de garabatillo. Don Cesáreo también suele llevar una medallita en el pasador del cuello de la camisa pero cuando va de putas la guarda en el bolsillo del chaleco, Milagritos, dígame usted don Cesáreo, ¿crees que tardará mucho miss Ojos?, no, ya debe estar llegando, tenía una cita en el Palace pero ya debe estar lle­gando, ya no puede tardar, ¿por qué no se ocupa usted con la hermana que es también muy cariñosa?, no, déjalo, esperaré un poco más, si a las ocho y media no ha vuelto mándame a la hermana, ¡así todo queda en la familia!, don Román Navarro le ríe la ocurrencia a don Cesáreo que es el que suele pagar las copas de coñac, ¿y qué me dice usted de eso de arrancar a las pobrecitas niñas desvalidas de los brazos y del amparo de esas santas mujeres abnegadas que son las hermanas de la caridad?, ¡quite usted, don Cesáreo, no me hable! La Chonina está ahora en la calle de Hileras en casa de Leonor Bustillo y va teniendo una clientela fija y de confianza que le permite patearse un duro cuando le da la gana, libra los martes y como es ahorradora y está sana y fuerte gracias a Dios procu­ra no perder el tiempo y en vez de ir al cine a gastarse el dinero se llega hasta el café Acuarium a ver si puede seguir ganándolo, en el café Acuarium nunca falta un señor de provincias con ganas de darse un verde y de aflojar la mosca, la Chonina a los cabritos que hace por libre suele llevarlos a Augusto Figueroa al meublé de Paquita Pineda o a casa de Mari Pepa la Civila, algunos conocen a este establecimiento por la casa de la Granaína que fue la antigua dueña, tú estuviste encoñado con la Chonina no lo niegues, ahora ya te vale de poco porque la moza ni te mira a la cara, Pepe el de los Perros el que apareció asesinado en la car­retera de Húmera a Pozuelo era amigo de un hermano de la Chonina a quien tomó declaración el juez, ¿a ti qué coño te importa que estén en huelga los obreros de la construcción?, ¿tú eres obrero de la construc­ción?, no, ¿y entonces?, la Chonina a veces se tira de capricho (más bien por caridad) a don Olegario Murciego que es inventor, su hermano don Cesáreo no quiere ni oír hablar de él y aunque es hombre de posibles no le socorre, don Olegario es un muerto de hambre a quien la cabeza no le rige, don Olegario ha inventado un globo cautivo para ahuyentar el pedrisco y un orinal que por medio de una mecánica muy sensible toca la Madelón tan pronto como le mean dentro, cada vez que fue a un cap­italista a exponerle sus artilugios lo echaron a patadas por la escalera, ¡el gran Edison también supo de estos sinsabores! piensa para darse áni­mos o al menos consuelo, la Chonina de cuando en cuando se lo tira de capricho y después le da una peseta para que se tome algo, gracias hija, no hay que darlas señor Murciego ya sabe que se le aprecia, tú no llev­aste con elegancia la defección de la Chonina, no lo niegues.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-198  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados