Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > San Camilo 1936 (Camilo Jose Cela)

 

San Camilo 1936 (Camilo Jose Cela) - pág.22

Indice General | Volver

Página 22 de 198


, una noche que la suerte había favorecido como de cos­tumbre a don Lucio, don Vicente le dijo, respeto el resultado del sorteo claro es pero quisiera pedirle un favor, que me deje pasar antes, mi seño­ra está peor del asma y no me gustaría llegar demasiado tarde, ¡hombre no faltaría más!, yo no tengo prisa, pase usted antes, muchas gracias amigo don Lucio, procuraré no tardar demasiado, no hay que darlas, hombre, no hay que darlas, goce usted tranquilo yo no tengo prisa, muchas gracias, de nada, y que se mejore su señora, ¡falta hace!, ¡la pobre no está bien! En casa de madame Teddy las mujeres suelen ser altas y corpulentas, tú no te lo explicas pero es así, en casa de madame Teddy no hay mujeres bajitas con lo cariñosas que resultan, Jesualdo Villegas, redactor de El Sol y antes, hace unos años, poeta ultraísta, está encoñado con la Enriqueta (setenta y ocho kilos de mujer bien repar­tidos) a la que lo único que no consiente es que le interrumpa, ¡que te digo que te estés quieta!, ¿no me has oído?, Roque Zamora entra como una exhalación, ¿sabéis lo que ha pasado en la chocolatería Las Navas?, pues que el diputado Sánchez Somoza se encontró a su mujer que esta­ba merendando con Taboada, no con Raúl Taboada el de El Liberal sino con el otro Taboada, el más joven, ese chico delgadito que hace informa­ción municipal en El Debate, y le entró tal cabreo que a poco más los mata, sacó la pistola, mandó cerrar el local y obligó a su mujer y al acom­pañante a beberse dos botellas grandes de leche y a comerse doce bollos suizos cada uno, ¿no queríais merendar?, les dijo, ¡pues aquí tenéis merienda!, ¡golfos!, ¡mamones!, ¿no queríais merendar?, Sánchez Somoza estaba hecho un energúmeno, a la gente la tenía acojonada y allí no se atrevía nadie a levantar la vista ni a respirar siquiera, después mandó traer dos perolas de las grandes de chocolate hirviendo, le quitó los pantalones a Taboada, le subió las faldas a la mujer y les dio un baño de asiento a los dos, ¡qué bestia!, después se marchó dando un portazo y rompiendo todos los cristales y ahora, ¡que le echen un galgo!, ¡la que se va a armar!, y eso, ¿cuándo fue?, esta tarde a eso de las siete, ¡cuan­do se entere Cánovas Cervantes!, la Enriqueta encuentra muy razonable que un hombre le queme los bajos con chocolate a la mujer infiel, ¡cál­late Enriqueta, no seas bestia!, a Jesualdo Villegas las ideas de Landsberg sobre el saber humano le parecen muy oportunas y actuales, a Roque Zamora le importan menos, Roque Zamora está de meritorio en el Heraldo y vive a salto de mata, lo que siempre distrae del menester filosófico.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-198  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados