Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > San Camilo 1936 (Camilo Jose Cela)

 

San Camilo 1936 (Camilo Jose Cela) - pág.20

Indice General | Volver

Página 20 de 198


El acompañante de la carabinera, que era un cabo también de carabineros que iba de paisano porque estaba franco de servicio, le rompió a la Amanda una banqueta en las costillas y si no lo sujetan a tiempo (tú también ayudaste a sujetarlo, estaba rabioso como una hiena) allí mismo la mata, la señora del brigada le dijo a su marido que se le había incendiado el infiernillo de alcohol y el marido claro es se lo creyó, ¿por qué no había de creérselo?, ¿es que los infiernillos de alco­hol, a veces, no se incendian?, la Amanda es de Alcázar de San Juan, de donde tuvo que salir aún muy joven porque descalabró de una pedrada a un novio que tenía que le hizo un hijo y no quería reconocerlo, a la Amanda le marcó la cara el picador Tomás el de la Honoria, en Don Benito y en una juerga a la violenta y al que le den que no se hubiera metido, que terminó bordeando el desastre, entonces fue cuando se vino para Madrid donde se empleó de criada en Barbieri 5 en casa de la Angelita la del Picardías sucesora de Enriqueta Clavijo, por su mal carác­ter y sobre todo por su cicatriz no pudo quedarse de señorita en Barbieri, casa muy visitada por gente de posibles, y tuvo que conformarse con hacer camas y lavar sábanas y pañitos, la flamenquería cuesta cara y al final el flamenco acaba con el ombligo encogido y dedicado a labores sub­alternas, todo es cuestión de tiempo ya que tarde o temprano siempre pasa lo mismo, ¿está la Amanda?, sí pero está de dormida, bueno ya volveré la otra semana, dele recuerdos de Matías el del economato, de su parte. Doña Bernardina y su marido rezan todas las tardes el rosario, suelen acompañarles Pepita y los tres pequeños, claro que a veces se dis­traen pero no importa, algo les quedará dentro. Doña Fe es muy relimpia y hacendosa, de su casa podrán decir lo que quieran menos que no está limpia y con cada cosa en su sitio y todo en orden, doña Fe tiene una hija en las monjas, yo la educo para señorita decente, la nena no tiene la culpa de que su madre haya tenido que ganarse la vida trabajando como una azacana, la hija de doña Fe recibió una educación esmerada, a poco de salir de las monjas se casó y cuando murió la madre no quiso ni oír hablar del negocio y se lo regaló a las encargadas que eran tres, la Petra Soto Coscoja, la Sabina Burguete González y la Baldomera Hidalgo Ibáñez, un tipógrafo de Rivadeneyra que se llama Floreal Mingo y es sindicalista dice que la casa de Reina 23 se convirtió en una cooperativa del placer, la primera de la historia de España, a la calle de la Reina le dicen ahora calle de Gómez de Baquero, sólo falta que den participación a las obreras del sexo, a las abnegadas servidoras del catre, ¡una aurora de esperanza se vislumbra en el horizonte! El sereno de la calle de Ayala se llama Saturnino y es de Santiago de Sierra también en el concejo de Cangas de Narcea, Saturnino acabó retirándose porque le dio el reuma que es la glosopeda de los serenos, su enfermedad profesional, Saturnino siguiendo la huella de su compañero Antonio Collar, cuando colgó el chuzo y traspasó el manojo de llaves estuvo una temporada de taxista pero como el reuma también le molestaba para el nuevo oficio se hizo sedentario, se casó con la hija de un ordenanza de la Casa de la Moneda y abrió una taberna en el paseo de las Delicias, más tarde trasladó su industria a una calleja del barrio de la Universidad, por detrás de la calle de Noviciado, ¡Saturnino!, ¡va!, Saturnino, renqueante como un viejo pat-ache, no deja escapar ni una sola propina, algunos clientes de Ayala 128, hasta dan dos pesetas, Saturnino es amigo tuyo y de Dámaso Rioja, Saturnino es un hombre culto que lee Rocambole de Ponson du Terrail y El conde de Montecristo de Alejandro Dumas padre, esta casa es tan golfa como las otras o peor, lo que pasa es que la doña Valen va por el género fino y, claro, tiene que guardar las formas, ¡si yo hablase!, diga que no puedo hablar porque en el oficio tenemos que ser ciegos y sordos y mudos, ¡pero, anda que si hablase! Paca los días de corrida se gana un jomalito atizando el fuego y lavando platos en algún puesto de gallinejas de las Ventas, las gallinejas bien calientes son riquísimas y muy confor­tativas, los acompañantes de los entierros de segunda o de tercera (los de los de primera no), cuando vuelven de dejar al pariente o al amigo muerto en el camposanto también suelen comerse unas gallinejas en los chiringuitos de las Ventas, ¡pobre Damián, cómo le gustaban las galline­jas!, ¿se acuerda usted?, en fin, ¡descanse en paz!, Paca es obediente y huraña como los perros de los pueblos, obediente a la fuerza y huraña a su pesar, Paca es como un perro de pueblo, igual que esos perros mil leches que rondan el matadero con el rabo entre piernas, el mirar huido y el espinazo listo para recibir el palo del gañán que se aburre, en el espinazo de Paca, quizá para que se vea mejor, refulge la giba del cachon­deo y la esperanza, Paca, mande, te doy un real si me dejas pasarte la polla por la chepa, dicen que trae suerte, sí señor.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-198  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados