Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.101

Indice General | Volver

Página 101 de 159


Por lo que me ha dicho, es una mujer repulsiva.
-A su modo, no es fea -dijo Frankie-. Pero lo interesante es que probablemente Carstairs también llevaba consigo su retrato.
-Y usted cree... -insinuó Roger.
-Que uno de esos retratos representaba el amor y el otro el negocio. Carstairs llevaba el retrato de la Cayman por alguna razón. Quizá deseaba que alguien lo identificara. Imagínese usted que el Cayman hombre lo seguía, y al encontrar una oportunidad favorable se acercó a él, al amparo de la niebla, y le dio un empujón; Carstairs se cayó, dando un grito de sorpresa. El Cayman hombre huyó a toda prisa, ignorando que por allí había alguien. También supondremos que no estaba enterado de que Alan Carstairs llevase aquel retrato. ¿Qué sucedió luego? Pues los periódicos lo publicaron...
-Consternación en los Cayman -dijo Roger.
-Eso es. ¿Qué se hace entonces? Pues lo más atrevido. ¿Quien conoce a Carstairs por su nombre? En este país, casi nadie. La señora Cayman se presenta, derramando lágrimas de cocodrilo, y reconoce el cadáver como el de su hermano. Los dos han expedido también algunos paquetes, para confirmar la historia de una excursión a pie.
-Me parece, Frankie, que acaba usted de decir cosas muy acertadas -exclamó Roger, admirado.
-También lo creo yo -dijo la joven-. Y tiene usted razón. Deberíamos empezar a trabajar con respecto a los Cayman. No comprendo por qué no lo hemos hecho ya.
Eso no era absolutamente cierto, porque Frankie conocía muy bien el motivo, o sea, que hasta entonces se habían dedicado a seguir la pista a Roger. Pero le pareció que obraba con mayor tacto callando aquel detalle.
-¿Y qué haremos con respecto a la señora Nicholson? -preguntó ella de repente.
-¿Qué quiere usted decir?
-Pues que la pobrecilla tiene mucho miedo. Me parece que no se muestra usted muy sensible con respecto a ella, Roger.
-No es así, pero me irritan las personas que no saben protegerse a sí mismas.
-Sea usted justo. ¿Qué puede hacer la pobre? No tiene dinero, ni sabría adonde ir.
-Si se viera usted en su caso, Frankie -dijo Roger-, ya sabría lo que le convendría hacer.
-¡Oh...! -exclamó la joven, sorprendida.
-Sí; si creyera usted que alguien deseaba asesinarla, no aguardaría pasivamente a que la matasen. Huiría, viviría de un modo u otro, o daría muerte a aquella persona, anticipándose. En fin, haría usted algo.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados