Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.51

Indice General | Volver

Página 51 de 159


Y ahora, quédate donde estás y cierra los ojos. Me ha parecido oír el timbre de una bicicleta.
En efecto, en aquel instante, un muchacho de unos dieciséis años acudió silbando por una esquina, y se detuvo en seco y complacido en extremo ante el espectáculo, que se ofrecía a sus ojos.
-¡Caramba! -exclamó-. ¿Ha ocurrido un accidente?
-No -contestó George en tono sarcástico-. Esta señorita ha estrellado adrede su coche contra la pared.
Aceptando esta información como una ironía y no como la verdad pura que, en efecto, era, el muchacho exclamó, encantado:
-¡Caramba! Esa pobre señorita tiene mal aspecto. ¿Ha muerto?
-Aún no -dijo George-. Es preciso llevarla inmediatamente a alguna parte. Soy médico. ¿Cómo se llama esta casa?
-Merroway Court. Pertenece al señor Bassington-ffrench. Es el juez de paz.
-Es preciso llevarla en seguida a la casa -dijo George en tono autoritario-. Deja la bicicleta y ayúdame.
Con la mejor voluntad del mundo, el muchacho apoyó la bicicleta en la pared y se dispuso a ayudar. Entre los dos llevaron a Frankie a lo largo de la avenida y en dirección a una antigua casa señorial de agradable aspecto.
Habían observado ya su llegada, porque un mayordomo anciano acudió a su encuentro.
-Ha habido un accidente -dijo George-. ¿Tienen ustedes una habitación adonde podamos llevar a esta señorita? Necesita inmediatos cuidados médicos.
El mayordomo se dirigió al vestíbulo, muy agitado; George y el muchacho lo siguieron de cerca, llevando el inmóvil cuerpo de Frankie. El mayordomo se dirigió a una estancia de la izquierda, de la que salió una mujer alta, de cabellos rojizos y de unos treinta años de edad. Tenía los ojos de color azul claro. En el acto se hizo cargo de la situación.
-Hay una habitación disponible en la planta baja -dijo-. ¿Quieren venir por acá? ¿Será preciso telefonear llamando a un médico?
-Yo lo soy -replicó George-. Pasaba con mi coche y presencié el accidente.
-¡Oh! Ha sido muy oportuno. Hágame el favor de pasar por aquí.
Y le mostró el camino, llevándolos a un dormitorio muy agradable cuyas ventanas daban al jardín.
-¿Está malherida? -preguntó.
-Todavía lo ignoro.
La señora Bassington-ffrench comprendió la indirecta y se retiró. El muchacho la acompañó para darle cuenta de cómo ocurrió el accidente, cual si lo hubiese presenciado.
-Ha ido a chocar contra la pared. El coche está destrozado. Ella quedó en el suelo y con el sombrero ladeado.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados