Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.21

Indice General | Volver

Página 21 de 159


También, y en este caso el asunto volvería a carecer de importancia, podría pronunciar las últimas palabras que se leen en los libros.
-De modo que, según tu opinión, ¿no hay necesidad de que les escriba acerca de eso, verdad?
-Yo, en tu lugar, no me tomaría ese trabajo. Eso carece de importancia.
-Creo que tienes razón -dijo Bobby. Y con nuevo vigor dedicó toda su atención al juego.
Pero el asunto no se borró por completo de su mente. Era algo de poca importancia: pero, sin embargo, le causaba cierta molestia y se sentía algo inquieto. El punto de vista de Frankie era probablemente acertado y aquel asunto no tenía importancia. Podía olvidarlo. Mas su conciencia continuaba dirigiéndole débiles reproches. Manifestó que el difunto no había dicho nada, y eso no era cierto. Todo aquello era trivial y tonto, pero se sentía algo molesto por su causa.
Por último, aquella noche, y obedeciendo a un impulso repentino, se sentó y escribió al señor Cayman:

Muy señor mío:
Acabo de recordar que su cuñado pronunció unas palabras antes de morir. Creo que exactamente eran las que siguen «¿Por qué no le preguntan a Evans?» Le pido disculpas por no habérselo dicho esta mañana, pero en el momento de oírlas, no atribuí ninguna importancia a esas palabras, y tal vez por esta causa las olvidé. Suyo afectísimo,
ROBERT JONES

Al día siguiente, recibió una respuesta:

Querido señor Jones:
Tengo a la vista su carta del 6. Muchas gracias por haberme comunicado, con toda exactitud, las ultimas palabras de mi pobre cuñado, a pesar de que no tienen ninguna importancia.
Lo que esperaba mi esposa era que su hermano hubiera podido comunicarle un último mensaje. Le repito mi gratitud por su atención. Suyo afectísimo,
LEO CAYMAN.

Bobby se quedó corrido.

CAPÍTULO VI
FINAL DE UNA MERIENDA


AL día siguiente, Bobby recibió una carta de naturaleza muy diferente.

Ya está decidido, muchacho -así escribía Badger, con muy mala letra, que no acreditaba demasiado a la escuela pública muy costosa, en la que se educó-. Ayer adquirí cinco coches, por cinco libras en total: un «Austin», dos «Morris» y un par de «Rover». En la actualidad, no hay ninguno que ande, pero creo que podremos arreglarlos bien. Ten en cuenta que al fin y al cabo, un coche es un coche. Siempre y cuando sea capaz de llevar al comprador hasta su casa, sin quedarse despedazado por el camino, ya no se puede pedir más.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados