Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.18

Indice General | Volver

Página 18 de 159



-No, señora... Bueno, en realidad, nada -contestó Bobby, casi en son de disculpa.
-Así es mejor -dijo solamente el señor Cayman-. Morir sin conocimiento y sin dolor... En realidad, es una bendición del cielo, Amelia.
-Lo comprendo -contestó su esposa-. ¿Y cree usted que el pobrecito no sufría?
-Estoy seguro de que no -dijo Bobby, en tanto que la señora Cayman daba un profundo suspiro.
-Bueno, por lo menos eso le hemos de agradecer a Dios -dijo-, Tuve la esperanza de que hubiese querido confiarle a usted algún mensaje, pero comprendo que es mejor así. ¡Pobre Alex! ¡Un hombre tan bueno y tan amigo de vivir al aire libre...!
-Sí, ya lo noté -contestó Bobby, recordando el tono bronceado y los azules ojos del muerto.
Alex Pritchard tenía una personalidad atractiva, aun tan cerca de la muerte como estaba. Y parecía raro que fuese hermano de la señora Cayman y cuñado del señor Cayman. Bobby se dijo que sin duda merecía algo mejor.
-Bien. Le damos muchísimas gracias -exclamó la señora Cayman.
-¡Oh, no vale le pena! -contestó Bobby-. Bueno... yo no podía hacer otra cosa... Quiero decir... -tartamudeó, sin saber qué contestar.
-No lo olvidaremos -aseguró el señor Cayman. Y Bobby tuvo que sufrir una vez más aquel enérgico apretón de manos.
En cambio, la señora Cayman le entregó la suya, lisa y floja. El padre del joven se despidió a su vez y Bobby acompañó a los visitantes hasta la puerta principal.
-Y usted, ¿a qué se dedica, joven? -preguntó Cayman-. ¿Está en casa por vacaciones o algo por el estilo?
-No, señor. Empleo casi todo mi tiempo en busca de trabajo -contestó Bobby. Hizo una pausa y añadió-: Antes estuve en la Marina.
-Estamos viviendo en un tiempo muy difícil -contestó el señor Cayman, moviendo la cabeza-. Bien, le deseo mucha suerte.
-Muchas gracias -contestó Bobby cortésmente. Observó cómo se alejaban por la avenida cubierta de malas hierbas, y mientras estaba allí, en pie, se quedó pensativo. Por su mente cruzaron varias ideas caóticas, reflexiones confusas. La fotografía... Aquel rostro de muchacha de bellos ojos y cabello suave, que le enmarcaba el rostro... Y diez o quince años después, la señora Cayman iba maquillada a más no poder, llevaba las cejas depiladas; los ojos, antes tan bellos, hundidos en la carne hasta adquirir el aspecto de ojos de cerdo, y además su cabello estaba teñido con un tono que resultaba violento.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados