Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.13

Indice General | Volver

Página 13 de 159



-Mira, Frankie -dijo al fin-. Badger es un muchacho excelente, lo mejor de lo mejor.
-Siempre lo son -contestó Frankie.
-¿Quiénes?
-Los que van a Australia y vuelven. ¿Y cómo ha obtenido el dinero para poner ese negocio?
-Murió una tía o parienta suya y le dejó un garaje para seis coches, con tres habitaciones encima. Luego, en su casa, le proporcionaron cien libras esterlinas, para comprar coches de segunda mano. Te sorprendería ver qué gangas hay en ese negocio.
-Yo una vez compré un coche de segunda mano -contestó Frankie- y hablar de este asunto me resulta muy penoso. Por lo tanto, dejaremos de tratar de él. Y tú ¿por qué abandonaste la Marina? Supongo que te expulsaron.
-Fue a causa de los ojos -contestó Bobby, sonrojándose y con acento gruñón.
-Ahora recuerdo que siempre los tuviste delicados.
-Sí. pero de un modo u otro, iba tirando. Luego no, ya puedes imaginártelo... Y al cabo me vi obligado a dejar el servicio.
-Es triste -murmuró Frankie, mirando por la ventanilla.
Luego hubo una pausa elocuente.
-De todos modos, es una vergüenza -exclamó Bobby-, porque en realidad mis ojos no están mal y, desde luego, no empeorarán, según me han asegurado. Yo podría haber continuado fácilmente el servicio.
-Lo cierto es que tus ojos tienen muy mal aspecto -dijo Frankie, mirando las pupilas de color castaño y de expresión sincera.
-En fin -dijo Bobby-, ahora voy a asociarme con Badger.
Frankie inclinó la cabeza para afirmar. En aquel momento, un camarero abrió la portezuela y anunció:
-Primera serie.
-¿Vamos? -preguntó Frankie.
Y se dirigieron al vagón restaurante.
Bobby hizo una corta y estratégica retirada durante los momentos en que podía esperarse la reaparición del revisor.
-Es preciso no someterlo a grandes remordimientos de conciencia -dijo.
Pero Frankie observó que, según su opinión, los revisores no tenían mucha conciencia.
Poco después de las cinco llegaron a Sileham, que era la estación más cercana a Marchbolt.
-Me espera el automóvil -dijo Frankie-; de modo que, si quieres, te llevaré.
-Gracias, eso me evitará molestias de llevar ese trasto durante unos cuantos kilómetros.
Y dio un puntapié a su maleta.
-Son cinco kilómetros -dijo Frankie.
-Dos, si se va por el sendero que atraviesa el campo de golf.
-¿El mismo en que...?
-Sí, pasa por el lugar donde cayó aquel hombre.
-Supongo que nadie lo haría caer de un empujón, ¿verdad? -preguntó Frankie, mientras entregaba a su doncella el maletín que contenía sus objetos de tocador.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados