Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.10

Indice General | Volver

Página 10 de 159



Lady Frances Derwent movió pensativa la cabeza.
-No estoy muy segura de que haya sido la sonrisa -dijo-. Me parece que se debe más a la costumbre de mi padre de dar a todo el mundo una propina de cinco chelines cuando viaja.
-Me figuraba que habías abandonado ya Gales de un modo definitivo.
-Ya sabes cómo ocurren estas cosas, querido amigo -dijo Frances, suspirando-, y conoces también cómo son los padres mohosos. Además, ten en cuenta el estado actual de los cuartos de baño, que no tengo nada que hacer ni nadie a quien ver y que en la actualidad, ya la gente no quiere ir a pasar temporadas al campo. Dicen que están economizando y que no pueden ir tan lejos. Y ahora, dime que puede hacer una muchacha en estas condiciones.
Movió Bobby la cabeza, porque se daba cuenta tristemente de los factores de aquel problema.
-Sin embargo -añadió Frankie-, después de la fiesta a que asistí anoche, acabé diciéndome que ni siquiera mi casa podría ser peor.
-¿Y qué ocurrió de malo en la fiesta?
-¡Oh, nada! Fue más o menos como otra cualquiera. Había que empezar en el «Savoy», a las ocho y media. Algunos de nosotros llegamos a las nueve y cuarto, y como es natural, nos vimos confundidos con otras personas, pero hacia las diez, pudimos librarnos de ellas. Cenamos luego y poco después fuimos al «Marionette». Corría el rumor de que la Policía haría una visita; pero nada, chico. Aquello estaba como para morirnos de aburrimiento. Bebimos un poco, luego fuimos al «Bulltring»; pero aun estaba peor. En vista de eso fuimos a un mostrador donde servían café y luego a una freiduría de pescado, y al fin creímos que podríamos ir a desayunarnos en casa del tío de Ángela, con la esperanza de darle una sorpresa. Pero no lo conseguimos. Tenía una cara de aburrido que tiraba de espaldas. En fin, acabamos por irnos a casa. Sinceramente, Bobby, ¿crees que es bastante?
-Me parece que no -dijo el joven, ahogando la envidia que sentía, porque ni siquiera en sus momentos de mayor desvarío había soñado en ser un concurrente del «Marionette» o del «Bulltring».
Sus relaciones con Frankie eran muy peculiares. Cuando eran niños, él y sus hermanos jugaron con los niños del castillo. Y ahora, ya crecidos, se veían muy pocas veces, pero en tales ocasiones continuaban llamándose por su nombre de pila.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados