Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.6

Indice General | Volver

Página 6 de 159


Su propia vida en casa parecía un largo sacrificio a las ideas peculiares de su padre. Y en cuanto al señor Jones, la misma vida le parecía ser un largo sacrificio por su parte, sin que nadie lo comprendiera y sin que la nueva generación fuera capaz de tributarle el debido aprecio. Así es como difieren muchas ideas sobre el asunto.
¡Cuánto tardaba el doctor! Sin duda, debería haber estado ya de regreso.
Bobby se puso en pie y, malhumorado, empezó a dar patadas al suelo.
En aquel momento oyó algo por encima de él; y al levantar los ojos, diciéndose que por fin llegaba el socorro y que ya no necesitarían más sus servicios, pudo notar que no era el doctor, sino un hombre a quien no conocía.
-Oiga -dijo el recién llegado-, ¿Ocurre algo? ¿Ha ocurrido algún accidente? ¿Puedo ser útil?
Era un individuo alto, de agradable voz de tenor. Bobby no pudo verlo con mucha claridad porque estaba oscureciendo rápidamente.
Explicó lo que había sucedido, en tanto que el desconocido hacía algunos comentarios para manifestar su sorpresa y su compunción.
-¿No puedo hacer alguna cosa? -preguntó-, ¿Ir en busca de socorro o algo por el estilo?
Bobby explicó que sin duda estaba a punto de llegar el socorro necesario y rogó al otro que viese si podía observar algunas señales de su proximidad.
-Por ahora no hay nada -contestó.
-Lo pregunto -añadió Bobby- porque tengo una cita a las seis.
-¿Y quisiera usted marcharse?
-No es eso -dijo Bobby-. Claro está que ese pobre hombre está muerto y ya no se puede hacer nada en su obsequio; pero, sin embargo...
Y se detuvo porque, como de costumbre, no hallaba palabras para traducir sus emociones.
El otro, al parecer, lo comprendió muy bien.
-Es natural -dijo-. Mire, yo bajaré..., es decir, si encuentro el camino, y me quedaré hasta que lleguen los demás.
-¿Querrá usted hacerme este favor? -preguntó Bobby, agradecido- Se trata de mi padre. No es que tenga mal genio, pero se irrita a veces. ¿Puede usted ver el camino? Un poco más a la izquierda..., ahora a la derecha..., eso es. En realidad, no es difícil.
Alentó al otro, dándole instrucciones, hasta que los dos hombres se vieron frente a frente, en la estrecha meseta. El recién llegado tendría unos treinta y cinco años. Su rostro era de facciones poco acentuadas y, al parecer, le habrían sentado muy bien un monóculo y un bigotito como excelentes adornos.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados