Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.4

Indice General | Volver

Página 4 de 159


..? -preguntó, titubeando.
-No sufrirá nada en absoluto -le contestó el doctor-. En absoluto -repitió.
Volviéndose, empezó rápidamente la ascensión para llegar a lo alto del acantilado.
Bobby lo observó y le vio desaparecer, al mismo tiempo que le dirigía un saludo, agitando el brazo.
El joven dio unos pasos por el estrecho espacio que le ofrecía un escalón de la roca y luego se sentó en otra para encender un cigarrillo. Aquel asunto lo había impresionado mucho. Hasta entonces jamás tuvo contacto con la enfermedad o la muerte.
No se podía negar que en el mundo había a veces muy mala suerte. Un jirón de niebla en una magnífica tarde, un paso en falso... Y así se produce el final de una vida. Y eso podía ocurrirle a un individuo refinado, sano, robusto y que quizás en su vida estuvo un solo día enfermo. La palidez de la cercana muerte no podía ocultar el tono curtido de la tez. Aquel hombre debía de haber llevado una vida al aire libre y tal vez pasó gran parte de ella en el extranjero. Bobby se fijó en él con mayor atención y pudo notar que su cabello, de color castaño, estaba manchado de gris en las sienes; observó la nariz grande, la mandíbula vigorosa y los blancos dientes, que se descubrían por entre los labios. Luego notó los anchos hombros y las manos, vigorosas y refinadas. Las piernas estaban dobladas en un ángulo muy raro. Bobby se estremeció; volvió a fijarse en su rostro. Era atractivo, humorístico, decidido y enérgico. Los ojos, según se figuró, serían azules.
Cuando llegaba a este punto de sus suposiciones, los ojos del caído se abrieron de repente.
Eran de color azul claro y, a la vez, profundos. Miraban fijamente a Bobby. En ellos no había la menor incertidumbre o confusión. Parecían ser conscientes en absoluto, observadores y, al mismo tiempo, daban la sensación de que interrogaban.
Bobby se puso rápidamente en pie y se acercó a aquel hombre. Antes de que llegara a su lado, habló con voz fuerte, clara y resonante:
-¿Por qué no preguntan a Evans? -exclamó.
Luego sufrió un pequeño estremecimiento y cerró los párpados y la boca.
Había muerto.

CAPÍTULO II
ACERCA DE LOS PADRES


Bobby se arrodilló a su lado, pero ya no había duda. Aquel hombre estaba muerto. El último conocimiento, la pregunta y luego... el final.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados