Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie)

 

Trayectoria de Boomerang (Agatha Christie) - pág.2

Indice General | Volver

Página 2 de 159



-Cada día estoy peor -murmuró desalentado.
-Exagera usted -contestó su compañero.
El doctor Thomas era hombre de mediana edad, cabello gris y rostro enrojecido y alegre. Nunca daba mazazos como aquél, sino que prefería las jugadas cortas y, con frecuencia, lograba derrotar a otros jugadores más brillantes, pero no tan seguros.
Bobby volvió a golpear ferozmente la pelota y a la tercera vez alcanzó el éxito, porque fue a situarse a corta distancia del lugar que la del doctor Thomas ocupaba, después de dos golpes maestros.
-Éste es un agujero -dijo Bobby.
Y continuaron hasta el siguiente.
El doctor jugó primero y dio un golpe corto y directo, pero no alcanzó gran distancia.
Suspiró Bobby, apuntó la pelota, hizo oscilar largo rato su maza y, cerrando luego los ojos, levantó la cabeza e inclinó el hombro derecho, o sea que hizo todo lo que no debía hacer. Y, sin embargo, dio un golpe maestro.
Profirió un hondo suspiro de satisfacción. El desaliento que hasta entonces se pintaba en su rostro, desapareció de pronto, para ser sustituido por el entusiasmo.
-Ahora ya sé lo que debía hacer -murmuró, hablando con muy poca sinceridad.
Siguió jugando y conduciéndose con la mayor imprudencia, pero no volvió a ocurrir ningún milagro y, en determinado momento, la pelota describió un ángulo recto.
-¡Diablo! ¡Si ese golpe llega a ser en línea recta...! -exclamó el doctor Thomas.
-Sí... -contestó Bobby, amargado-. Espere, me parece que he oído un grito. Confío en que la pelota no habrá lastimado a nadie.
Miró hacia la derecha. La luz era mala. El Sol estaba a punto de ponerse y, al mirar en línea recta hacia él, era muy difícil ver algo con claridad. Además, desde el mar se divisaba una ligera niebla. El borde del acantilado se encontraba a unos cuantos centenares de metros de distancia.
-Por ahí corre el sendero -dijo Bobby-, pero no creo que la pelota haya llegado hasta él. A pesar de todo, me parece haber oído un grito. ¿Lo ha notado usted?
El doctor no había oído nada.
Salió Bobby en busca de su pelota, y aunque le costó encontrarla, lo consiguió al fin. No era posible dar ya ningún mazazo, porque se hallaba en el centro de un matorral. Le dio unos golpes, la recogió y avisó a su compañero de lo ocurrido.
Mientras jugaban, los dos compañeros cruzaron el sendero, que entonces corría tierra adentro, hacia la izquierda, y siguiendo el borde del acantilado, Bobby dio un mazazo a su pelota y de pronto vio que desaparecía para caerse al abismo.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-159  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados