Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Testigo de cargo (Agatha Christie)

 

Testigo de cargo (Agatha Christie) - pág.8

Indice General | Volver

Página 8 de 17


Volé se echó a reír.
-¡Es absurdo! Me llevaba cuarenta años.
-No hubiera sido el primer caso -replicó el abogado en tono seco-. Pero es un hecho que consta. ¿Su esposa no conoció a la señorita French?
-No.
-Permítame que le diga que me resulta difícil comprender su actitud en este asunto -dijo el señor Mayherne.
Volé enrojeció antes de contestar.
-Voy a hablarle con claridad. Yo andaba apurado de dinero, como usted sabe, y esperaba que la señorita French me prestase un poco. Me apreciaba, pero le traían sin cuidado las dificultades de un matrimonio joven. Más adelante descubrí que había dado por hecho que mi esposa y yo no nos llevábamos bien..., que estábamos separados. Señor Mayherne..., yo quería dinero para Romaine. No dije nada y dejé que la vieja pensara lo que quisiera. Me habló de que yo era para ella como un hijo adoptivo. Nunca surgió la cuestión de matrimonio..., debe ser cosa de la imaginación de Janet.
-¿Y eso es todo?
-Sí..., eso es todo.
¿Hubo cierta vacilación en su respuesta? El abogado creía que sí, y levantándose le tendió la mano.
-Adiós, señor Volé -mirando el rostro descompuesto del joven le habló impulsivamente-. Creo en su inocencia a pesar de la multitud de factores en contra suya. Espero probarlo y rehabilitarle por completo.
Volé le correspondió con una sonrisa.
-Ya verá usted cómo mi coartada es cierta -dijo animado.
Y esta vez tampoco se dio cuenta de que el abogado no participaba de su optimismo.
-Todo el caso depende principalmente del testimonio de Janet Mackenzie -dijo el señor Mayherne-. Ella le odia. Eso está clarísimo.
-No puede odiarme mucho -protestó el joven.
El abogado salió meneando la cabeza. Ahora a por la señora Volé, díjose para sus adentros. Estaba preocupado por el cariz que iba tomando la cosa.
Los Volé vivían en una casita destartalada cerca de Paddington Green, y a ella se dirigió Mayherne.
Respondiendo a su llamada le abrió la puerta una mujer corpulenta y desaliñada, a todas luces la encargada de la limpieza.
-¿Ha regresado ya la señora Volé?
-Llegó hace cosa de una hora, pero no sé si podrá verla.
-Si quisiera enseñarle mi tarjeta estoy seguro de que me recibiría -dijo el abogado con toda calma.
La mujer le miró indecisa, pero secándose las manos en el delantal cogió la tarjeta. Luego cerró la puerta en sus narices, dejándole en la calle.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados