Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Testigo de cargo (Agatha Christie)

 

Testigo de cargo (Agatha Christie) - pág.7

Indice General | Volver

Página 7 de 17


Recuerde que la ventana había sido forzada, y la mataron golpeándola con una barra de hierro que se encontró en el suelo junto al cadáver; además faltaban varias cosas. A no ser por las absurdas suposiciones de Janet y su antipatía por mí, la policía no se hubiera apartado de la verdadera pista.
-Eso no sirve, señor Volé -dijo el abogado-. Las cosas que desaparecieron eran meras insignificancias sin valor, que se llevaron para despistar. Y las huellas de la ventana no son nada convincentes. Además, piense por usted mismo. Dice que no estaba en la casa a las nueve y media. ¿Quién era entonces el hombre que Janet oyó hablar con la señorita French en el saloncito? No es probable que sostuviera una conversación amistosa con un ladrón.
-No -replicó Volé-, No... -parecía intrigado y abatido-. Pero de todas maneras -agregó con renovada energía-, yo quedo eliminado. Tengo una coartada. Debe usted ver a Romaine..., mi esposa..., en seguida.
-Desde luego -se avino el abogado-. Ya la hubiera visto de no encontrarse ausente cuando usted fue detenido. Telegrafié a Scotland Yard en seguida, y tengo entendido que regresa esta noche. Pienso ir a verla inmediatamente que salga de aquí.
Volé asintió, mientras iba apareciendo en su rostro una expresión satisfecha.
-Sí, Romaine se lo dirá. ¡Dios mío, qué suerte he tenido!
-Perdone, señor Volé, ¿pero quiere usted mucho a su esposa?
-Desde luego.
-¿Y ella a usted?
-Romaine me quiere. Haría cualquier cosa por mí.
Habló con entusiasmo, pero el abogado sintió crecer su desaliento. ¿Daría crédito al testimonio de una esposa amante?
-¿Hubo alguien más que le viera regresar a las nueve y veinte? ¿Una doncella, por ejemplo?
-No tenemos servicio.
-¿Se encontró a alguien cuando regresaba?
-A nadie que yo sepa. Tomé el autobús. Es posible que el cobrador me recuerde.
El señor Mayherne meneó la cabeza con incertidumbre.
-Entonces, ¿no hay nadie que pueda confirmar el testimonio de su esposa?
-No. Pero, ¿acaso es necesario?
-Creo que no, creo que no -repuso el abogado apresuradamente-. Otra cosa más. ¿Sabía la señorita French que era usted casado?
-Oh, sí.
-No obstante, nunca le presentó a su esposa. ¿Por qué?
Por primera vez la respuesta de Leonardo Volé fue vacilante.
-Pues... no lo sé.
-¿Se da usted cuenta de que Janet Mackenzie dice que su ama le creía soltero y que esperaba casarse con usted en el futuro?


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados