Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Problema en el mar (Agatha Christie)

 

Problema en el mar (Agatha Christie) - pág.12

Indice General | Volver

Página 12 de 14


O era un gran actor o había querido sinceramente a su desagradable esposa.
-Monsieur Hércules Poirot -dijo el capitán, bajando del estrado. Poirot ocupó su lugar. Tenía un aspecto muy cómico, dándose importancia y sonriendo ampliamente a su auditorio.
-Messieurs, mesdames -empezó-. Son ustedes muy amables al tener la benevolencia de escucharme. Monsieur le capitaine les ha dicho que tengo cierta experiencia en estos asuntos. Tengo, es cierto, una pequeña idea propia para llegar al fondo de este caso concreto.
Hizo una seña a un camarero y éste empujó, subiéndolo luego al estrado, un objeto voluminoso, sin forma definida y envuelto en una sábana.
-Lo que voy a hacer puede que les sorprenda un poco -les advirtió Poirot-. Puede que piensen que soy un tipo raro, o un loco. Sin embargo, les aseguro que tras mi locura, como dicen ustedes los ingleses, hay método.
Su mirada se cruzó por un instante con la de la señorita Henderson. Empezó a desenvolver el voluminoso objeto.
-Tengo aquí, messieurs y mesdames, un testigo importante que nos ayudará a saber quién mató a la señora Clapperton.
Con manos hábiles, apartó el trozo final de la tela y apareció el objeto envuelto: una muñeca de madera, casi del tamaño de una persona, vestida con un traje de terciopelo y un cuello de encaje.
-Vamos, Arthur -dijo Poirot con la voz ligeramente cambiada; ya no parecía extranjero, sino que hablaba inglés con seguridad y con ligero acento de los barrios bajos londinenses-. ¿Puedes decirme -repitió-, puedes decirme algo sobre la muerte de la señora Clapperton?
El cuello de la muñeca osciló un poquito, su mandíbula inferior descendió y empezó a moverse, y una voz de mujer, muy aguda y chillona, dijo:
-¿Qué pasa, John? La puerta está cerrada. No quiero que me molesten los camareros.
Se oyó un grito, el ruido de una silla al caerse y un hombre se tambaleó, con la mano en la garganta, tratando de hablar, tratando... De pronto, su cuerpo pareció encogerse y cayó de cabeza.
Era el coronel Clapperton.


Poirot y el médico del barco se levantaron, tras examinar la postrada figura.
-Me temo que se acabó. Corazón -dijo el médico escuetamente.
Poirot asintió.
-La impresión de haber visto su truco descubierto -dijo.
Se volvió hacia el general Forbes.
-Fue usted, general, quien me dio una pista muy valiosa al mencionar el teatro de variedades. Estoy desorientado, me pongo a pensar y por fin se me ocurre.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados