Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Problema en el mar (Agatha Christie)

 

Problema en el mar (Agatha Christie) - pág.9

Indice General | Volver

Página 9 de 14


¿Tiene usted una llave?
Poirot saltó de su litera y salió al pasillo.


La noticia corrió por todo el barco como reguero de pólvora. Horrorizados, los pasajeros se enteraron de que la señora Clapperton había sido hallada muerta en su litera, con una daga egipcia hundida hasta el corazón. En el suelo de su camarote apareció un collar de ámbar.
A un rumor siguió otro, a cuál más contradictorio. ¡Se estaba reuniendo e interrogando a todos los vendedores de collares que habían sido autorizados para subir a bordo aquel día! ¡Una elevada suma de dinero había desaparecido de un cajón del camarote! ¡Se había seguido la pista a los billetes y habían sido recuperados! ¡No habían sido recuperados! ¡Habían desaparecido una fortuna en joyas! ¡No había desaparecido ninguna joya! ¡Un camarero había sido arrestado, confesándose culpable del asesinato!
-¿Qué hay de verdad en todo ello? -preguntó la señorita Henderson.
Era ya tarde. La mayoría de los pasajeros se habían retirado a sus camarotes. La señorita Henderson condujo a Poirot a un par de sillas, en el lado más protegido del barco.
-Ahora, dígame -ordenó.
Poirot la observó, pensativo.
-Es un caso interesante -dijo.
-¿Es cierto que le han robado joyas de mucho valor?
Poirot negó con la cabeza.
-No. No han robado ninguna joya. Sin embargo, ha desaparecido una pequeña cantidad de dinero suelto que había en un cajón.
-Nunca volveré a sentirme segura en un barco -dijo la señorita Henderson, estremeciéndose-. ¿De cual de esos brutos indígenas se sospecha? ¿Hay alguna pista?
-No -dijo Hércules Poirot-. Todo es muy... extraño.
-¿Qué quiere decir con eso? -preguntó Ellie vivamente.
Poirot extendió las manos.
-Eh bien, considere usted los hechos. La señora Clapperton llevaba muerta por lo menos cinco horas cuando la encontraron. Había desaparecido algún dinero. En el suelo, junto a la cama, había un collar. La puerta estaba cerrada con llave y la llave había desaparecido. La ventana, ventana, no ojo de buey, da a la cubierta y estaba abierta.
-Siga -dijo la mujer, impaciente.
-¿No le parece a usted extraño que se cometa un asesinato en esas circunstancias? Tenga en cuenta que todos los nativos autorizados a subir a bordo, los que cambian dinero y los vendedores de postales y collares, son conocidos de la policía.
-De todos modos, los camareros cierran con llave los camarotes -indicó Ellie.
-Sí, para evitar cualquier ratería sin importancia. Pero esto.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados