Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Problema en el mar (Agatha Christie)

 

Problema en el mar (Agatha Christie) - pág.8

Indice General | Volver

Página 8 de 14


-Completamente segura -La voz de la señora Clapperton sonó aún más aguda.
El coronel intentaba, sin éxito, hacer girar el picaporte.
-¿Qué pasa, John? La puerta está cerrada. No quiero que me molesten los camareros.
-Lo siento, querida, perdona. Sólo quería mi guía Baedeker.
-Bueno, pues te quedarás sin ella -saltó la señora Clapperton-. No voy a salir de la cama. Vete ya, John, y déjame un poco tranquila.
-Desde luego, querida, desde luego.
El coronel se retiró de la puerta. Pam y Kitty le rodearon.
-Vamos en seguida. Menos mal que tiene el sombrero en la cabeza. ¡Ay, Dios mío! No se habrá dejado el pasaporte en el camarote, ¿verdad?
-Lo tengo en el bolsillo... -empezó el coronel.
Kitty le apretó el brazo.
Inclinado sobre la barandilla, Poirot les estuvo viendo salir del barco. Oyó que alguien a su lado respiraba profundamente y, al volver la cabeza, vio a la señorita Henderson, que tenía la vista fija en las tres figuras que se alejaban.
-Conque se han ido a tierra -dijo, desanimada.
-Sí. ¿Va a bajar usted?
Poirot observó que llevaba puesto un sombrero de ala y un bolso y unos zapatos muy elegantes. Tenía el aspecto de haberse arreglado para desembarcar. Sin embargo, tras una pausa brevísima, la señorita Henderson pareció que había desistido de hacerlo y dijo:
-No. Me voy a quedar a bordo. Tengo que escribir muchas cartas.
Se volvió y dejó a Poirot.
Jadeando, tras sus cuarenta y ocho vueltas a la cubierta de paseo, el general Forbes ocupó el lugar de la señorita Henderson.
-¡Aja! -exclamó al ver al coronel y a las dos chicas que se alejaban-. ¡Conque ésas tenemos! ¿Dónde está madame?
Poirot explicó que la señora Clapperton se quedaba en cama, descansando.
-¡Increíble! -exclamó el general-. Ella estará levantada para la comida, y si resulta que el pobre desgraciado, sin tener permiso, no se presenta, habrá jaleo.
Pero los pronósticos del general no se cumplieron, y cuando el coronel y las dos damiselas que le acompañaban regresaron al barco, a las cuatro de la tarde, no había hecho todavía acto de presencia.
Poirot estaba en su camarote y oyó al marido llamando a la puerta del suyo, de un modo un poco culpable. Oyó que la llamada se repetía, que el coronel trataba de abrir la puerta y que, por último, llamaba a un camarero.
-Oiga, no me contestan.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados