Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Problema en el mar (Agatha Christie)

 

Problema en el mar (Agatha Christie) - pág.6

Indice General | Volver

Página 6 de 14


Hay luna.
-No seas tonto, John -dijo la señora Clapperton-. Vas a enfriarte.
-Con nosotras no, desde luego -dijo Kitty-. ¡Ya nos encargaremos de que no se enfríe!
Clapperton se marchó con ellas, riendo.
Poirot salió a la cubierta de paseo. La señorita Henderson estaba de pie junto a la barandilla y volvió la cabeza, esperanzada. Al ver a Poirot que se acercaba a ella, la desilusión asomó a sus ojos.
Charlaron un rato. Luego, como él permaneciera silencioso, preguntó la señorita Henderson:
-¿En qué piensa?
Poirot respondió:
-Estoy pensando en mis conocimientos del idioma inglés. La señora Clapperton dijo: «John no jugará al bridge...» ¿No se suele decir, «no puede» jugar al bridge?
-Me figuro que ella tomará como una ofensa personal el que su marido no juegue al bridge1 -dijo Ellie secamente-. Ese hombre ha sido un idiota casándose con ella.
Poirot sonrió, amparado en la oscuridad.
-¿No cree usted en la posibilidad de que sean felices? -preguntó Poirot tímidamente.
-¿Con una mujer como ésa?
Poirot se encogió de hombros.
-Muchas mujeres odiosas son adoradas por sus maridos. Un enigma de la Naturaleza. Reconocerá usted que no parece afectarle nada de lo que ella diga o haga.
La señorita Henderson estaba pensando su respuesta cuando, a través de la ventana del salón de fumar, llegó hasta ellos la voz de la señora Clapperton.
-No, creo que no voy a jugar otra partida. ¡Está tan viciado el aire! Voy a subir al puente a tomar un poco el fresco.
-Buenas noches -dijo la señorita Henderson-. Me voy a la cama.
Y desapareció bruscamente.
Poirot se encaminó al salón, desierto, salvo por la presencia del coronel Clapperton y las dos chicas. Clapperton estaba haciendo trucos con las cartas y, al observar la destreza con que manejaba la baraja, Poirot recordó lo que el general había contado sobre su profesión de artista de espectáculos de variedades.
-Ya veo que le gustan las cartas, aunque no juegue al bridge -observó Poirot.
-Tengo mis razones para no jugar al bridge -le dijo Clapperton, mostrando su encantadora sonrisa-. Se lo voy a demostrar. Vamos a jugar una mano -Repartió las cartas con rapidez-. Cojan sus cartas. Bueno, ¿qué hay? -Se rió al ver la expresión de desconcierto de Kitty. Mostró sus cartas y todos hicieron lo mismo. Kitty tenía todos los tréboles, monsieur Poirot los corazones, Pam los diamantes y el coronel Clapperton los picos.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados