Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Problema en el mar (Agatha Christie)

 

Problema en el mar (Agatha Christie) - pág.5

Indice General | Volver

Página 5 de 14


Clapperton debía ponerse en su puesto. Consiente demasiado a su mujer.
-Ella tiene la bolsa -dijo Poirot gravemente.
-¡Ja, ja! -rió entre dientes el anciano-. Lo ha expresado muy bien, en pocas palabras. Ella tiene la bolsa. ¡Ja, ja!
Dos chicas entraron atropelladamente en el salón de fumar. Una de ellas tenía la cara redonda y pecosa, y su cabellera oscura flotaba en desorden; la otra tenía pecas y el cabello rizado y castaño.
-¡Al rescate, al rescate! -exclamó Kitty Mooney-. Pam y yo vamos a rescatar al coronel, pobre Clapperton.
-A rescatarlo de su mujer -dijo Pamela Cregan, jadeante.
-Es una monada de hombre...
-Y ella es horrorosa, no le deja hacer nada -exclamaron las dos chicas.
-Y cuando no está con ella, lo atrapa la Henderson...
-Que es muy agradable. Pero viejísima...
Salieron corriendo, diciendo entrecortadamente, entre risa y risa:
-¡Al rescate, al rescate!


Que el rescatar al coronel Clapperton no era un arranque pasajero sino un proyecto arraigado en ellas, quedó demostrado aquella misma noche, cuando Cregan se acercó a Hércules Poirot y murmuró:
-Obsérvenos, monsieur Poirot. Vamos a raptarlo delante de las narices de su mujer y a llevarlo a pasear a la luz de la luna en el puente superior.
En aquel preciso instante, el coronel Clapperton estaba diciendo:
-Le concedo que el «Rolls Royce» es caro. Pero tiene uno coche para toda la vida. Mi coche...
-Mi coche, querrás decir, John -dijo la señora Clapperton con voz chillona.
Él no demostró que su grosería le molestaba. O ya estaba acostumbrado o si no...
«O si no...», pensó Poirot, y se puso a meditar.
-Claro, querida, tu coche.
Clapperton hizo una pequeña inclinación a su esposa y terminó lo que estaba diciendo, imperturbable.
«Voilá ce qu´on appelle de pukka sahib -pensó Poirot-. Pero el general Forbes dice que Clapperton no es un caballero. No sé qué pensar.»
Alguien propuso una partida de bridge. La señora Clapperton, el general Forbes y una pareja de mirada aguda se sentaron a la mesa de juego. La señorita Henderson se había disculpado, saliendo a cubierta.
-¿Y su marido no juega? -preguntó el general Forbes, indeciso.
-John no jugará -dijo la señora Clapperton-. Es un fastidio.
Los cuatro jugadores empezaron a barajar las cartas.
Pam y Kitty avanzaron sobre el coronel Clapperton, cogiéndole cada una por un brazo.
-¿Se viene usted con nosotras? -dijo Pam-. Arriba, al puente.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados