Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Problema en el mar (Agatha Christie)

 

Problema en el mar (Agatha Christie)

Indice General | Volver

Página 1 de 14


PROBLEMA EN EL MAR
Agatha Christie


-¡Coronel Clapperton! -dijo el general Forbes, en un tono que sonó como un ronquido o un resoplido.
La señorita Ellie Henderson se inclinó hacia delante, con un mechón de su suave cabello gris meciéndosele por la cara. Sus ojos oscuros y vivos brillaban de satisfacción maligna.
-¡Un hombre con un aspecto tan militar! -dijo, con malicia, y se echó hacia atrás el mechón de pelo, esperando el resultado de su frase.
-¡Militar! -estalló el general Forbes. Se tiró de su bigote guerrero, con el rostro de un rojo subido.
-Estaba en la guardia, ¿no? -murmuró la señorita Henderson, rematando su obra.
-¿En la guardia? ¿En la guardia? ¡Qué sarta de estupideces! ¡Ese individuo era un artista de variedades! ¡Palabra! Se alistó y estuvo en Francia, contando las latas de ciruelas y de manzana. A los teutones se les cayó una bomba perdida y le mandaron a Inglaterra con una herida sin importancia en el brazo. No sé cómo fue a parar al hospital de lady Carrington.
-¡Conque fue así como se conocieron!
-¡Exacto! El tipo interpretó el papel de héroe. Lady Carrington no tenía cabeza, pero sí tenía montones de dinero. El viejo Carrington había negociado con municiones. Llevaba sólo seis meses de viuda. Ese tipo se hizo con ella en un momento. Luego ella le enchufó en el Ministerio de la Guerra. ¡Coronel Clapperton! ¡Bah! -terminó, con un bufido.
-Y antes de la guerra era artista de variedades -murmuró la señorita Henderson, tratando de imaginar al distinguido coronel Clapperton, con sus cabellos grises, como un cómico de nariz colorada, entonando canciones bufas.
-¡Exacto! -dijo el general Forbes-. Se lo oí decir al viejo Bassington Ffrench. Y él se lo oyó al viejo Barger Corterill, que lo supo por Snooks Parker.
La señorita Henderson asintió vivamente.
-Bueno, entonces no hay más que hablar -dijo.
Una sonrisa fugaz asomó al rostro de un hombre bajito, sentado cerca de ellos. La señorita Henderson observó la sonrisa. Era muy observadora. La sonrisa mostraba que aquel hombre había apreciado la ironía envuelta en su última observación..., ironía que el general ni por un momento sospechó.
El general tampoco veía las sonrisas. Echó una ojeada a su reloj, se puso en pie y observó:
-Ejercicio. Hay que mantenerse en forma cuando se está en un barco.
Y se marchó a cubierta.
La señorita Henderson miró al hombre que se había sonreído.


< Anterior |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Cursos Gratis
Psicología
Biografías
Canales de TV Online

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados