Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Los relojes (Agatha Christie)

 

Los relojes (Agatha Christie) - pág.251

Indice General | Volver

Página 251 de 269


que operan granjeándose primero la confianza de su víctima, o el
esposo de una mujer que se creyera en peligro o perjudicada por la
existencia de su marido. Podría haber sido ese hombre una docena
de cosas más. Conforme voy conociendo detalles me inclino más a
pensar con los demás que la víctima era una persona corriente,
acomodada, respetable. Repentinamente pienso: «¿Y tú sostienes
que éste tiene que ser un crimen de estructura muy simple?» De
acuerdo. Dejemos que ese hombre sea exactamente lo que él
parece: un individuo acomodado, respetable, ya entrado en años. -
Poirot miró al inspector, inquiriendo- : ¿Me entiende?
- Pues... - volvió a repetir Hardcastle, deteniéndose.
- Aquí tenemos, por consiguiente, un hombre de edad y aspecto
agradable, corriente, cuya desaparición es necesaria para alguien.
¿Para quién? En este punto, por fin, podemos estrechar el
panorama demasiado dilatado que hemos estado contemplando. Se
conocen ciertas cosas y personas. Se sabe de la señora Pebmarsh
y de sus hábitos; no es un secreto la existencia del «Cavendish
Secretarial Bureau»; hay una chica, llamada Sheila Webb, que
trabaja en esa firma... Por eso le digo a mi amigo Colin «Los
vecinos». Converse con los vecinos. Averigüe cuanto pueda acerca
de ellos. Explore en sus historias respectivas. Y, sobre todo,
procure charlar con todos, aprovechando el menor pretexto. La
conversación normal no es sólo una serie de respuestas a
determinadas preguntas... Durante el diálogo se le escapan a uno
minucias. La gente se mantiene en guardia cuando la conversación
es trascendente, peligrosa. En la charla de circunstancias el espíritu
se relaja; todos sucumben al alivio de decir la verdad, que no exige
esfuerzos, concentración. Hablar sinceramente cuesta mucho
menos trabajo que mentir. En ocasiones una palabra, un concepto
espontáneo, es más revelador que un largo discurso.
- He ahí una colección de consideraciones admirablemente
expuestas - comencé- . Desgraciadamente, en este caso no son
aplicables


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-269  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados