Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Los relojes (Agatha Christie)

 

Los relojes (Agatha Christie) - pág.25

Indice General | Volver

Página 25 de 269


afirmar aún con más seguridad que antes que no he conocido ni
visto jamás a este hombre.
Entre tanto el agente encargado de las huellas dactilares habíase
guardado su equipo, abandonando la habitación. Unos minutos
después asomaba la cabeza...
- Han venido a por él - dijo, indicando el cadáver- . ¿pueden
llevárselo ya?
- Si. ¿Me hace el favor, señorita Pebmarsh? ¿Quiere sentarse
aquí?
El inspector la acomodó en una silla que había en un rincón. Dos
hombres penetraron en el cuarto. En un santiamén, merced a la
destreza profesional que sólo da una dilatada experiencia, se
llevaron al señor Curry. Hardcastle salió a la puerta un momento,
regresando a continuación al cuarto de estar. Sentóse al lado de la
ciega.
Nos encontramos ante un asunto auténticamente extraordinario,
señorita Pebmarsh. Me agradaría volver sobre los principales
puntos de aquél en su compañía, para comprobar si lo he
interpretado todo bien. Corríjame si ve que me equivoco. Usted hoy
no esperaba a nadie, no ha hecho ninguna consulta relativa a
seguros de una clase u otra y no ha recibido ningún aviso
anunciándole la visita de un agente... ¿Es así?
- En todos sus extremos.
- Usted no necesitó los servicios de una taquígrafa o mecanógrafa
y no llamó al «Cavendish Bureau» por teléfono para solicitar la
presencia de una empleada a las tres de la tarde.
- También es correcto.
- Cuando usted abandonó esta casa, a la una y media,
aproximadamente, no había en esta habitación más que dos relojes,
el de cuclillo y el de caja.
La señorita Pebmarsh meditó su respuesta.
- Yo no podría declarar eso que acaba de decir bajo juramento. Por
mi estado no me es posible afirmar la presencia o la falta de
elementos ajenos a este cuarto, así, de buenas a primeras. Hubo un
momento del día en que supe con plena certeza, sin la más leve
vacilación, cuáles eran exactamente las cosas que esta habitación


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-269  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados