Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Los relojes (Agatha Christie)

 

Los relojes (Agatha Christie) - pág.13

Indice General | Volver

Página 13 de 269


velocidad de un rayo se me echó encima. Estuvo a punto de
derribarme. Muy nerviosa, casi sin poder hablar, me comunicó que
había visto el cadáver de un hombre y que una mujer ciega iba a
tropezar con él.
- Bueno, Colin, no querrás tomarme el pelo, ¿verdad?
La voz de Dick era ahora de desconfianza.
- Admito que la cosa suena a fantasía, Dick; pero lo cierto es que
todo ocurrió tal como acabo de explicártelo. La mujer ciega es la
señorita Millicent Pebmarsh, la dueña de la casa.
- E iba a tropezar con el cadáver... ¿Cómo pudo ser eso?
- Por el hecho de ser ciega parece ser que no se había dado
cuenta, que no sabía que el cadáver estaba allí.
- Pondré la maquinaria policíaca en funcionamiento. Espérame
ahí. ¿Qué has hecho con la chica?
- La señorita Pebmarsh le está preparando una taza de té.
El comentario de Dick fue que todo parecía allí muy tranquilo, muy
sereno y hasta hogareño...


CAPITULO II
En el número 19 de Wilbraham Crescent la maquinaria de la ley
había comenzado a funcionar. Encontrábanse allí un médico, un
fotógrafo, el especialista en huellas digitales... Todos se movían
eficientemente de un lado para otro, concentrados en sus tareas
respectivas.
Finalmente llegó el Detective Inspector Hardcastle, un hombre alto,
de rostro severo, sobre cuyos ojos campeaban unas expresivas
cejas. Deseaba comprobar si cada una de las piezas del
complicado mecanismo funcionaba bien, si todo se iba haciendo
adecuadamente. Echó un último vistazo al cadáver, intercambió
unas breves palabras con el médico, un forense del servicio
policíaco, y pasó al comedor, donde se hallaban reunidas tres
personas ante sendas tazas de té ya vacías: la señorita Pebmarsh,
Colin Lamb y una joven de espigada figura y rizados cabellos
castaños, de ojos inmensamente grandes y atemorizados. «Muy
linda», pensó el inspector entra paréntesis. Se presentó a la
señorita Pebmarsh.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-150   151-200   201-250   251-269  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados